Los Gobiernos de Argelia y de Marruecos, según publica El País, temen que centenares de yihadistas, que en la actualidad combaten en la insurgencia en Irak, regresen a sus países de origen y formen grupos terroristas.

El diario recoge análisis de varios investigadores expertos en este problema, como Abdalá Rami, investigador del Centro Marroquí de Estudios en Ciencias Sociales, que afirma que "volverán para seguir combatiendo, y la lucha es para ellos como una oración".

Además se señala que algunas ciudades de Marruecos y Argelia son auténticos viveros de yihadistas, y se apunta el dato de que sólo en dos cárceles argelinas están detenidos 120 jóvenes que supuestamente iban a viajar a Irak.

Los pocos que regresan, detenidos

Al parecer, los pocos yihadistas que han regresado a sus hogares han sido detenidos. Se apunta en el artículo que unos 80 argelinos que visitaron Irak estaban siendo interrogados a finales de abril por la policía.

Por otra parte, Mohamed Darif, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Mohamedia, explica que "por ahora Marruecos es ante todo, para Al Qaeda, una base logística de retaguardia".

Mientras que Mohamed Tozy, politólogo marroquí, advierte de que "sólo si ganan en Irak intentarán exportar su lucha al Magreb".