Cuarto día de altarcados en Francia en oposición a la elección de Nicolas Sarkozy como presidente de Francia.

Un grupo de estudiantes decidió ayer por la noche ocupar un centro universitario, dependiente de la Sorbona en París.

La decisión de ocupar el centro Pierre Mendès France fue tomada a mano alzada durante una asamblea en la que participaron unos trescientos estudiantes, según varios testimonios.

El rector de la universidad Panthéon-Sorbonne, Pierre-Yves Hénin, lanzó un llamamiento "solemne" a los responsables del bloqueo y de la ocupación para que pusieran fin a las mismas.

Estas iniciativas fueron tomadas "en desaprobación con el conjunto de las organizaciones sindicales representativas", según destaca Hénin en un comunicado publicado en la página internet de la universidad Panthéon-Sorbonne, también conocida como París 1.

Huelga

A primeras horas de la tarde de ayer, unos ochocientos estudiantes del mismo centro habían votado a favor de una huelga contra los proyectos de reformas universitarias prometidas por Sarkozy.

Ese paro se aplicará por el momento a dependencias concretas de la Universidad parisina Panthéon-Sorbonne y no a su totalidad.

Otras asambleas de estudiantes han sido convocadas hoy en la universidad de París X-Nanterre y Toulouse II-Le Mirail.

Vuelta a las calles

Centenares de personas se han vuelto a manifestar ayer por la noche en el Barrio Latino de París al grito de "Sarko fascista, el pueblo tendrá tu piel", en presencia de un importante despliegue policial, que les cerró el paso cuando se encontraban apenas a 400 metros de distancia de otra manifestación de la extrema derecha.

No obstante, las manifestaciones y las violencias, originadas por la elección de Sarkozy el domingo pasado, disminuyeron ayer tanto en París como en el resto de Francia, donde, por primera vez, una victoria presidencial genera tanta hostilidad.

Unos 1.400 vehículos han sido quemados en Francia desde la elección de Sarkozy, según un nuevo recuento policial.

Paralelamente, este miércoles se multiplicaron en toda Francia las sentencias de penas de prisión contra jóvenes detenidos en los últimos días por su participación en los altercados.