‘Bilbao, paraíso fiscal’, la promesa con más humor
Julio Albitre, el fiel candidato, a las órdenes de Bosco, El Tosco. (R.B.)

El Partido del Karma Democrático regresa a los comicios locales. «Todos lo piensan, pero nosotros lo hemos planteado primero». El Partido del Karma Democrático (PKD) quiere convertir a Bilbao en un paraíso fiscal, donde «arramblar con el dinero», porque «es bueno para todos y, sobre todo, para nosotros».

Es el lema de un partido que nació en el año 2000, fruto del trabajo de la revista El Karma, de «humor desaprensivo». Y, en la vorágine electoral, sienta bien un poco de humor, de cachondeo, entre las pretendidamente promesas electorales formales de unos y otros.

Todos lo piensan, pero nosotros lo hemos planteado primero

El programa ‘helectoral’ del PKD defiende prolongar el metro, por orden alfabético, con paraísos fiscales como Andorra, Mónaco, las islas Caimán... Por ello quieren protegerse del control de Google Earth, con la instalación del toldo más grande del mundo. Otra de sus demandas, que todas las tiendas de chuches y estancos dispongan obligatoriamente de cambios de billetes de 500 euros.