El precio real de las casas en España puede ser de media hasta un 24% inferior al que se está pagando por ellas, según datos del Banco de España. Su director general, José Luis Malo de Molina, cree que este desfase puede ser absorbido de manera «gradual y ordenada», aunque dice que es necesario un ajuste de precios más intenso que el que se ha visto en los últimos meses.