el imperio del sol
El conjunto de forja le da un toque rústico a la terraza.
Si hay algo que destaca por encima del resto de elementos de esta vivienda, situada en la localidad madrileña de Móstoles, es la luz natural que recibe. Su orientación al sur y los numerosos ventanales permiten que el sol esté presente en cualquier rincón de la casa. Esta sensación de luminosidad es también potenciada por los tonos claros de las paredes y la mayoría del mobiliario.

En el salón, por ejemplo, se ha elegido una chaise-longue de color blanco, que contrasta con el negro de las mesa y los muebles del comedor. Desde el interior se accede directamente a la terraza, equipada con un conjunto de mesa y sillas de forja para disfrutar del buen tiempo, y un candil para las noches de verano.

El dormitorio y el baño siguen la misma gama cromática, mientras que en la cocina se impone un estilo más atrevido, donde el toque de originalidad viene dado por el alicatado, compuesto por teselas metálicas en varios tonos de azul.