El Tribunal Constitucional admitió a trámite ayer el recurso de ANV contra la anulación por parte del Supremo de 133 de sus candidaturas.

Asimismo, el Constitucional decidió emplazar a la Fiscalía, a la Abogacía del Estado y a ANV para que presenten sus alegaciones antes de las 15.00 de esta tarde.

El recurso de amparo de tipo ordinario interpuesto por ANV lleva implícito que no hay plazo de resolución; no obstante, el Constitucional ha decidido tramitarlo como uno de tipo electoral, por lo que deberá ser resuelto antes de la medianoche de hoy.

Por otro lado, ayer se produjo un nuevo enfrentamiento entre el Gobierno y el PP por la impugnación de listas de ANV. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se defendió en la sesión de control del Congreso de las acusaciones del PP y aseguró que han perseguido las candidaturas fraudulentas de Batasuna «con la Ley de Partidos en la mano».

«Lo cierto es que Batasuna no estará en las elecciones», añadió la vicepresidenta, Teresa Fernández de la Vega. Zapatero recalcó que el Gobierno ha cumplido la ley de partidos «en su letra y en su espíritu» al impugnar 386 listas sospechosas y subrayó que se trata del «mayor número de la historia».
 
«Sí estará Batasuna»

Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, responsabilizó al jefe del Ejecutivo de que Batasuna se pueda presentar a las elecciones en más de un centenar de Ayuntamientos, por no haber impugnado la totalidad de las candidaturas que presentó. 

Además, Rajoy apuntó que, según el Supremo, «hay datos que revelan de forma inequívoca que el proceso de conformación de las candidaturas ha sido gestado y dirigido por miembros relevantes de Batasuna».

«¿Cómo pueden la mitad de las candidaturas de ANV ser elaboradas por Batasuna, como dice el Supremo, y la otra mitad no?», pregunto el líder del PP.

El PNV: «Que se validen todas»

El portavoz del PNV, Iñigo Urkullu, afirmó ayer que «espera y desea» que el Tribunal Constitucional «ponga fin a la farsa» que en su opinión está suponiendo el proceso de ilegalización de las listas de la izquierda abertzale, ANV y Abertzale Sozialistak, «validándolas todas», para que sea la sociedad vasca quien ponga en el lugar que merece a cada uno de los partidos. Además, consideró que la Ley de Partidos alimenta el «victimismo» de la izquierda abertzale.