Por peligrosos o ilegales. El Departamento de Consumo de la Comunidad aragonesa retiró más de 2.300 juguetes del mercado local durante el pasado 2006 porque no cumplían con la normativa vigente. El reto que se plantea en este sector ahora es controlar el material que llega desde el mercado asiático y que no cumple con la normativa vigente de seguridad.

Las piezas pequeñas y cortantes, los errores en el etiquetado o la falta de instrucciones son las causas más comunes por las que se retiran de la venta los juguetes.

El Departamento de Consumo del Gobierno de Aragón abrió ayer unas jornadas para informar sobre la seguridad en los artículos para la infancia. El mercado asiático ocupa gran parte de los contenidos del encuentro ya que es uno de los que mayor volumen de exportación tienen y en el que se detecta el mayor índice de irregularidades.

El director general de consumo de la DGA, Ángel Luis Monge, resaltó la importancia de la colaboración ciudadana para detectar las taras de los productos.