Vizcaya ha conseguido reducir a algo más de la mitad los fallecidos en accidentes de tráfico en tan sólo cinco años. Si en 2002 hubo 70 muertes en las carreteras del territorio, el año pasado fueron un total de 34, es decir un 51,5% menos.

La tasa de mortalidad en Vizcaya, que se mide en fallecidos por cada millón de habitantes, es, así, la más baja del territorio. En la actualidad se sitúa en 30 muertes, mientras que la de toda la comunidad es de más del doble y llega a los 61. En Euskadi, no obstante, se ha reducido esa tasa en un 38% en los últimos cinco años, ya que en 2002 alcanzaba los 99 fallecidos por millón de habitantes, según el balance del Plan Estratégico de Seguridad Vial 2003-2006 presentado ayer por el Departamento vasco de Interior.

El plan, según dijeron ayer sus responsables, ha cumplido con creces sus objetivos, gracias a la concienciación sobre el uso del cinturón o el consumo de alcohol. El balance afirma que el uso del cinturón casi se ha duplicado en los últimos cinco años. En concreto ha aumentado en un 70%. Además, se ha conseguido rebajar al 6% el porcentaje de positivos en los controles de alcoholemia en Euskadi.

Doce accidentes de tráfico cada día

Los accidentes en carretera se reducen poco a poco, pero las cifras aún siguen siendo muy abultadas. A lo largo de este año, en Vizcaya, se han producido una media de 12 accidentes cada día. Entre enero y marzo, según el Departamento de Interior, hubo un total de 1.080 siniestros de tráfico. Por suerte, sólo hubo cinco fallecidos. El año pasado, en marzo, se habían producido nueve muertes. Los heridos leves o graves también han descendido. Este año ha habido 47 heridos graves y 360 leves.