La banda terrorista ETA ha enviado nuevas cartas de extorsión dirigidas a empresarios navarros. A pesar de que estaban fechadas en abril, se recibieron la semana pasada en Navarra. En las misivas, la banda exige cantidades en torno a los 30.000 euros, algo menos que en sus anteriores comunicaciones, según adelantó la Cadena Ser. El tono empleado por los etarras es similar al que se viene utilizando desde que se decretó el alto el fuego, es decir, evitando la terminología agresiva y reclamando una «aportación voluntaria» para lo que la organización armada denomina «construcción nacional».