El evento cumple tres años con algunos focos aún abiertos. El Fòrum de les Cultures celebró ayer su tercer aniversario sin despegarse de la sombra de la polémica.

El evento, que ya fue criticado en su día por su elevado coste (324 millones) y por ser un proyecto que algunos sectores calificaron de especulativo, aún tiene algunos focos abiertos. Tiene dos litigios por resolver, uno por plagio que ha cursado un juzgado de Valencia y otro por impago de un vídeo elaborado por empresas americanas.

Además, el Fòrum sigue siendo impopular entre parte de los barceloneses, que no entendieron ni entienden ahora el porqué de este evento que duró 141 días, con 3.323.123 visitantes.

Su legado tampoco se ha librado de la controversia. El Ajuntament ha aprovechado la gran plaza vacía para celebrar todo tipo de festivales, como el Primavera Sound o la Feria de Abril. Y sólo hace un mes se dio un uso definitivo al Edificio Fòrum. La idea del evento surgió en 1996, con Pasqual Maragall de alcalde. Lejos de morir, Monterrey releva a Barcelona este año con la segunda edición del Fòrum.