La visita de Isabel II a Estados Unidos nos dejó una nueva metedura de pata del presidente estadounidense George Bush, quien por error atribuyó a la soberana más de 200 años. La reina bromeó con lo ocurrido durante una cena en la Embajada, donde empezó un brindis diciendo: «Cuando estuve aquí en 1776...».