La actriz, una de las protagonistas de la exitosa serie Mujeres desesperadas, llegó esta semana a París para comenzar los preparativos de su boda, que podría celebrarse el 7 de julio, con el jugador de baloncesto Tony Parker.