La falta de bomberos reduce a la mitad su capacidad de respuesta
Los bomberos de Teis recibieron ayer tres nuevos coches. (M. Vila)
Los bomberos están bajo mínimos. Son 115 cuando por ley deberían ser 180. Desde hace un año el número ha caído un 10% por las jubilaciones y la falta de incorporaciones. Este año habrá cuatro más, pero los trabajadores lo ven «insuficiente».

Para Vigo trabajan dos parques: uno en Teis y otro en Balaídos. En este último hay de media cinco bomberos que deben atender las emergencias de más de la mitad de la superficie de Vigo, cuando en Teis son 11 los operarios diarios. Esta proporción provoca que el parque de Balaídos quede con frecuencia vacío, pues en cada salida deben movilizarse cinco efectivos.

Esta situación hace que el tiempo de respuesta se duplique. En caso de producirse dos incendios simultáneos en la finca Mirambel y Castrelos, por ejemplo, debería desplazarse un equipo desde Teis, lo que elevaría a 30 minutos el tiempo de respuesta que, habitualmente, es de 15.

En cuanto a las instalaciones, en los bajos del estadio los efectivos municipales deben convivir con ratas y ratones, que caminan a sus anchas por la proximidad del río Lagares. Además, carecen de las instalaciones necesarias para atender las llamadas de los ciudadanos. Se limitan a responder las órdenes del Parque Central a través de un teléfono que no identifica las llamadas.

Lo que no faltan son vehículos. Cinco coches nuevos se acumulan en Balaídos en un mínimo espacio, donde los tubos de escape apuntan directamente a la cocina. Ayer se presentaron otros tres coches nuevos para el parque central de Teis.