El Gobierno ha frenado la posibilidad de iniciar un proceso de reforma constitucional. Así lo afirmó ayer en el Senado José Luis Rodríguez Zapatero al reconocer que ha sido imposible llegar al consenso necesario con el Partido Popular.

Para que dicha reforma se lleve a cabo es imprescindible que esté aprobado por dos tercios del Parlamento (tanto Congreso como Senado), lo que conlleva la conformidad del principal partido de la oposición.

Zapatero recordó en la Cámara Alta que la reforma de la Constitución, de la que él mismo habló, no fue un compromiso electoral, sino un «objetivo de la legislatura», pero, añadió, en estos momentos existe un «terreno muy difícil» para llegar a consensos con el PP.

«No valoro quién tenga razón o quién tenga más o menos responsabilidad» añadió.
Esta situación mantiene en suspense la situación sobre la sucesión a la corona una vez que el actual Príncipe de Asturias sea rey.

De momento, este debate está calmado al haber sido también niña la segunda hija de los Príncipes.

Leonor, en suspense

Muchos expertos constitucionalistas se preguntan por el carácter retroactivo de la reforma que eliminaría la actual discriminación por sexo que existe en los derechos de sucesión de la corona.

¿Qué pasaría si Don Felipe se convirtiera en rey y tuviera un varón antes de que se lleve a cabo la reforma de la Carta Magna?

Según los expertos, podrían ocurrir dos cosas. La primera sería que Leonor recuperara el carácter de heredera de la corona, ya que la función de reinar es un acto constitucional, y expertos en la materia niegan la existencia de los derechos adquiridos. Pese a su hermano, Leonor podría ser reina.

La segunda posibilidad es que su hipotético hermano nacido antes de la reforma mantenga sus derechos adquiridos que le otorga la actual Constitución, vigente en el momento de su nacimiento y que da primacía al varón sobre la mujer.

Un proceso complejo

Reformar la Constitución es un proceso complejo. La primera condición es que el texto sea aprobado por 2/3 de ambas Cámaras para posteriormente ser disueltas. Después es necesario convocar unas elecciones para elegir al nuevo Parlamento, que también deberá aprobar el texto constitucional. De ser aprobado, hay que convocar un referéndum consultivo vinculante para que el pueblo decida si está o no de acuerdo con la reforma constitucional. El resultado del referéndum decidirá si el proceso de reforma ha acabado o es necesario volver a redactar otro texto.

El consenso es necesario

José Manuel Vera. Experto constitucionalista

No nos alarmemos por el ‘parón’ de la reforma porque seguiremos con nuestra situación actual y el consenso es necesario. De los cuatro puntos en los que se basa la reforma, dos son los más polémicos. La reforma del Senado para convertirla en Cámara territorial, ya que el PP cree que con este cambio el Estado se debilitará por la idea del federalismo. También chocan en la forma de renombrar a las comunidades. Sin embargo, no todo está sin hacer, ya que tanto el PP como el PSOE están de acuerdo en que hay que mencionar en la Carta Magna a la Constitución Europea. Además, quieren eliminar la prevalencia del hombre sobre la mujer en la sucesión al trono, pero ¿y si mientras tanto nace un niño?

4 preguntas sobre... Cambiar la constitución

1¿Cuáles son los puntos de los que trata la reforma constitucional del Gobierno?

demás de la sucesión, se prevé cambiar el Senado para profundizar en su carácter de cámara territorial, incluir en el nuevo texto constitucional el nombre de las 17 comunidades autónomas y un cuarto punto referente a la Constitución Europea.

2¿Por qué se opone el Partido Popular?

El líder popular ya anunció que su partido se oponía a que el Gobierno de Zapatero dejara sin competencias al Estado, en referencia a la reforma del Senado.

3¿Qué alternativa hay a la reforma?

Cambiar sólo el artículo que se refiere precisamente a las condiciones para que se lleve a cabo la reforma. Para cambiarlo se necesitaría el consenso de los tres quintos de las Cámaras y no haría falta referéndum.

4¿Se ha reformado alguna vez la Constitución vigente?

En 1992 se añadió al artículo 13.2 la frase «y pasivo», refiriéndose a los derechos de los extranjeros en las elecciones municipales.