Lactancia
Una madre dando el pecho a su bebé. JORGE PARÍS

Los beneficios de dar el pecho al bebé son objetivos y la ciencia viene dando cuenta de ello. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) lo recuerda regularmente. Sin embargo, sólo un tercio de los recién nacidos en todo el mundo reciben lactancia durante los seis primeros meses de vida, según la propia organización sanitaria de la ONU.

Las virtudes de amamantar al bebé alcanzan al cáncer. En 2011, un trabajo de la Universidad de Granada observó que las mujeres que dan el pecho a sus hijos durante más de seis meses tienen menos posibilidades de padecer cáncer de mama. Ahora, una nueva investigación va aún más allá y cuantifica que la lactancia materna podría reducir el riesgo de la madre de contraer cáncer de mama hasta en un 20%.

Dar el pecho durante unas 12 semanas puede reducir el riesgo de cáncer de mamaSegún cuenta en Reino Unido el diario The Telegraph, la investigación ha encontrado que dar el pecho no sólo protege contra los tipos comunes de cáncer de mama, sino contra el cáncer triple negativo, uno de los más difíciles de tratar.

El estudio, dirigido por la Escuela de Medicina y el Hospital Mount Sinai de Nueva York y la Universidad de Washington, junto a asociaciones de cáncer de Norteamérica, examinó datos sobre más de 750.000 mujeres en cuatro continentes a lo largo de unos 30 años.

El trabajo, que se presenta en el San Antonio Breast Cancer Symposium, celebrado en EE UU, muestra que dar el pecho al bebé tiene un efecto significativo sobre el riesgo de la madre a contraer cáncer de mama. "La lactancia materna es una estrategia poderosa para reducir el riesgo de varios subtipos de cáncer de mama agresivos, con una reducción del riesgo relativo de entre el 10 y el 20%”, dice el estudio.

En palabras de Graham Colditz, de la Universidad de Washington, y que participó en el estudio, “una mayor aceptación de la lactancia materna y seguirla durante unas 12 semanas puede reducir significativamente el consiguiente riesgo de cáncer de mama”.

La investigación no determina durante cuánto tiempo conviene dar el pecho al bebé para disfrutar de sus beneficios, pero según los autores sí parece que el riesgo de sufrir cáncer de mama se reduce más cuanto más tiempo dura la lactancia materna.