ETA podría haber comenzado a exigir el pago del impuesto revolucionario a pequeños empresarios, según una información revelada por la Cadena Ser.

Las cartas estaban fechadas en abril, aunque podrían haber sido recibidas este mes

Según la emisora, las fuerzas de seguridad del Estado habrían interceptado cartas de extorsión fechadas en abril que pedían cantidades menores a las habitualmente exigidas a los grandes empresarios.

En este caso, la organización pediría 30.000 euros, lejos de los 180.000 o los 300.000 que pidió el mes pasado a empresarios con un gran capital.

El presidente de la comunidad foral, Miguel Sanz, afirma tener constancia de cartas remitidas a al menos dos industriales. 

Las cartas, de las que ha trascendido las referencias a la "construcción nacional" que contienen y su lenguaje agresivo, confirman la vuelta a las actividades tradicionales de la banda tras la ruptura del alto el fuego.