Control de velocidad
Un agente de los Mossos d'Esquadra, en un control de velocidad. ACN

Los Mossos d'Esquadra detuvieron la madrugada del pasado 7 de diciembre un conductor kamikaze que circuló cerca de 100 kilómetros en dirección contraria por la autopista AP-7 entre Castellón y Ulldecona (Tarragona). El infractor, un ciudadano francés de 38 años, dio positivo por drogas.

Hacia las 5.00 horas, efectivos de la Guardia Civil de Castellón alertaron a los Mossos de que estaban intentando interceptar un coche con matrícula francesa que circulaba a gran velocidad en sentido Barcelona por los carriles del sentido Valencia. En un primer momento, se había conseguido parar el infractor pero se había dado a la fuga haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes y nuevamente en dirección contraria.

Los Mossos cortaron la autopista para evitar un posible accidenteLos Mossos procedieron a cortar la autopista la AP-7 al kilómetro 319, a la altura de Tortosa (Tarragona), para evitar que los coches que circulaban en sentido Valencia se encontraran de cara con el kamikaze y así evitar una tragedia. Finalmente, tres dotaciones de los Mossos consiguieron parar el vehículo en el kilómetro 336,8, en Les Ventalles, dentro del término municipal de Ulldecona.

Los agentes detuvieron el conductor y único ocupante, un ciudadano francés de 38 años, que dio positivo al control de drogas. Se le acusa de dos delitos contra la seguridad del tráfico, por conducción manifiestamente temeraria y por hacerlo bajo los efectos de las drogas.

El lunes, 8 de diciembre, el infractor pasó a disposición del juzgado de instrucción de guardia de Amposta y, tras recibir el informe psicológico del médico forense, decretó el ingreso no voluntario en un centro de salud mental de la localidad de Amposta.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.