Madrid necesita el doble de plazas de guardería

Candela con su padre, Daniel. (Foto: Jorge Paris)
Candela con su padre, Daniel. (Foto: Jorge Paris)

Un año más, los padres de unos 25.000 niños menores de tres años (en la región hay 200.000 en ese tramo) han visto cómo sus hijos entran a formar parte de la larga lista de espera de las guarderías públicas de Madrid.

Educación publicó ayer los datos provisionales de admitidos y más de 25.000 pequeños se han quedado fuera, según cálculos de la Junta de Portavoces de Escuelas Infantiles.

Ello obligará a los padres a pagar de 300 a 700 euros al mes por una plaza privada.

Se abrirán 28 más

Para hacer frente a la demanda, entre 35.000 y 40.000 solicitudes cada curso, la Junta calcula que haría falta duplicar las guarderías.

Madrid cuenta con 220 escuelas infantiles que tienen unas 100 plazas cada una.

En general serían necesarias 250 guarderías más; es decir, 25.000 plazas.

Educación pondrá en marcha el próximo curso 28 escuelas, que sumarán 3.466 nuevas plazas.

La oferta actual para el segmento de 0 a 3 años también incluye casas de niños, pero las 132 existentes sólo atienden a unos 4.000 pequeños.

Como alternativa para los padres también se promueven ayudas que se pueden solicitar desde ayer y hasta el 24 de mayo.

Las becas van de 90 a 160 euros al mes en función de los ingresos y la situación socio-laboral. Requisitos en el 012 y en la web www.madrid.org .

Candela irá a la ‘guarde’ privada

Aunque se lo esperaban, Daniel y Cristina sintieron "decepción" al ver ayer el nombre de su hija Candela en la lista de espera de la escuela infantil pública.

Daniel se abrió camino como pudo entre padres y madres hasta la puerta de cristal de la que colgaba la lista de admitidos en la guardería. Buscaba a su hija Candela.

Pero no hubo suerte. "Es la número 32 de la lista de espera. Nuestra puntuación, de 8.50, está lejos de los 12 puntos con que ha entrado  el último de los seis admitidos", contaba ayer "algo decepcionado", aunque advirtiendo que se lo esperaba.

Los papás de Candela, un bebé que va camino de los seis meses, deseaban llevar a su hija a una guardería pública.

"Somos defensores de lo público y además, a tiro de piedra de nuestro portal, hay una guardería y un cole. Antes incluso de que naciera Candela ya pensábamos que ojalá tuviera plaza", cuenta Daniel.

Pero Candela es uno más de los 25.000 niños que ayer, día de publicación de las listas provisionales de admitidos (las definitivas son el 24 de mayo), quedaron sin plaza.

Sus padres, aunque ya pensaban en guarderías durante el embarazo, empezaron la odisea de la búsqueda de un centro para Candela en marzo pasado.

"En tres semanas visitamos cinco escuelas, algunas de ellas varias veces", recuerda Daniel.

"Había que pedir las dos públicas del barrio, una concertada y, por si acaso, una privada".

También "por si acaso", dejaron una señal en la escuela privada Mafalda, en la plaza de Olavide.

Allí es donde finalmente pasará sus mañanas el próximo curso Candela. "Nos gustó, es pequeñita pero agradable", describe Daniel, quien ya sólo piensa en descargarse los formularios para solicitar la ayuda del cheque-guardería.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento