El 71% de los militantes de Esquerra Republicana en Mallorca apoya la dirección del partido y el 70 por ciento considera que hay que "rehacer puentes" con MÉS, según se desprende de las votaciones de su asamblea regional celebrada este domingo en Inca.

En ella, en la que han participado alrededor de 150 personas, se han abordado una serie de propuestas para salir de la "tensión" política generada tras las primarias.

Para empezar se ha votado una cuestión de confianza en la Permanente de Esquerra Republicana de Mallorca, propuesta por el presidente de la formación, Joan Lladó. Un 71 por ciento de los militantes ha votado a favor de la dirección del partido, mientras que un 22 por ciento ha votado en contra y un 7 por ciento en blanco.

A continuación, se ha votado una propuesta de resolución sobre el conflicto con MÉS per Mallorca, aprobada con un 70 por ciento de votos a favor, 23 por ciento en contra y 6 por ciento en blanco. Esta propuesta se fundamenta en "pedir disculpas como organización a la sociedad que Esquerra Republicana quiere representar" por "la responsabilidad que nos corresponde por la crisis generada a raíz de las primarias de MÉS per Mallorca".

Lladó ha declarado que están "dispuestos a rehacer puentes" con los econacionalistas. Además, piensan que deben "pedir disculpas a la sociedad mallorquina por la parte que nos toca".

Piden a psm e iv que asuman responsabilidades

No obstante, también se pide al PSM-Entesa e Iniciativa-Verds que asuman responsabilidades derivadas de las "anomalías o errores que se hayan podido producir en el proceso de primarias".

Finalmente, Lladó ha mantenido que "el 30 por ciento de afiliados de MÉS son gente de Esquerra Republicana y tienen que ver que este proyecto les incluye".

El presidente de Esquerra Republicana ha señalado que el pacto que renegocian "debe ser inclusivo" y que tienen voluntad de "reconducir la situación y que todos nos sintamos cómodos dentro del gran proyecto de MÉS".