El PSIB pedirá en el próximo pleno que el Consell de Mallorca habilite una partida en el presupuesto para destinar un millón de euros para sufragar las facturas energéticas de los usuarios de servicios sociales en riesgo de pobreza.

Así lo ha avanzado la consellera socialista Sílvia Cano, que ha recordado que en Baleares 115.000 personas tienen gastos en energía doméstica por encima de sus ingresos. También ha aportado datos del Instituto Nacional de Estadística que señalan que el 12 por ciento de la población en Baleares paga las facturas con retraso, mientras que en 2012 63.000 personas no podían mantener en sus viviendas una temperatura adecuada.

"Ante todo esto se puede mirar hacia otro lado o adoptar medidas concretas que eviten situaciones dramáticas", ha declarado Cano en un comunicado. Así, el PSIB instará al Govern a dotar de recursos el Plan de Prestaciones Básicas para que los Ayuntamientos no tengan que recurrir al presupuesto de servicios sociales para hacer frente al pago de facturas energéticas de hogares en riesgo de pobreza.

Además, Cano ha considerado oportuno "que se legisle para que el suministro de energía sea un derecho básico y que los consumidores con más necesidades tengan acceso a una tarifa social en función de sus ingresos y no del mercado".

En consecuencia, la moción presentada por el grupo socialista también incluye instar al Gobierno central a aprobar una ley de protección de los consumidores vulnerables y contra la pobreza energética.

"Entendemos que el coste de una iniciativa de este tipo debe ser sufragado por el conjunto de las instituciones del sistema porque nos encontramos en una situación de alarma social y el PP no está haciendo nada", ha concluido la consellera socialista.