El Grupo Parlamentario de IU-Aragón ha solicitado la devolución al Gobierno del proyecto de Ley de Juventud. Para ello, ha presentado una enmienda a la totalidad a un texto que se ha hecho "sin contar con la juventud y que rompe con el modelo de participación", ha explicado su portavoz, Patricia Luquin.

Para Izquierda Unida, la normativa vigente en esta materia, que data de 2007, "necesita una actualización y adecuación a las necesidades y realidades de la juventud aragonesa del 2015".

Sin embargo, el proyecto de Ley que trae el Gobierno a las Cortes de Aragón, "lejos de adecuarse y servir a las necesidades reales de la juventud aragonesa, supone un claro retroceso en todo lo relacionado con la participación libre y eficaz de la juventud y es claramente inservible para contribuir a un diseño adecuado de políticas encaminadas al desarrollo político, social, económico y cultural de la juventud aragonesa".

La portavoz parlamentaria de IU-Aragón ha recordado que uno de cada dos jóvenes en Aragón se encuentra en paro y sin tener expectativas de poder encontrar un empleo digno en esta Comunidad. "Los jóvenes aragoneses solo tienen ante sí tres opciones: el paro, convirtiendo su situación de desempleo en estructural, el acceso a empleos poco cualificados y peor pagados, de forma que queden condenados a una situación de precariedad laboral inaceptable, o el exilio económico como última opción".

Sin embargo, "este proyecto, que debería hacer una clara apuesta por defender la creación de empleo como uno de los objetivos básicos y prioritarios, así como por potenciar desde la Administración la incorporación de jóvenes al mundo laboral, no va en esa línea", ha lamentado Luquin, para quien es "difícil entender que este no sea un objetivo fundamental en el proyecto de ley y que no se permita la participación de la propia juventud a la hora de diseñar su propio futuro".

Frente a esos objetivos, el proyecto de Ley que presenta el Ejecutivo aragonés hace un especial hincapié en la "movilidad exterior", "planteándose de una forma que parece que la juventud tenga que salir fuera para realizar acciones de voluntariado o trabajos en precario, en vez de plantear medidas que promuevan soluciones dentro de la propia comunidad autónoma", ha criticado Luquin.

En cuanto a la participación, Izquierda Unida ha tachado de "absolutamente inaceptable" que esta iniciativa se haya hecho "sin haber contado con ella".

"Nace con un déficit de inicio muy grave, sin participación real tanto en el proceso de elaboración del proyecto como en el diseño de las políticas específicas", ha expuesto la portavoz de IU en referencia a las quejas manifestadas por las diferentes entidades juveniles en Aragón, así como el Consejo de la Juventud de Zaragoza o el Consejo de la Juventud de España.

En este sentido, Luquin ha aludido a la supresión del Consejo de la Juventud de Aragón, "que va en la dirección contraria a las directivas europeas en materia de participación de la juventud", ya que "deja de ser un órgano de participación libre e independiente formado por las entidades juveniles para convertirse en algo parecido a un consejo o mesa sectorial cuyos miembros pasan a ser nombrados directamente por el Instituto Aragonés de la Juventud".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.