La Fiscalía ha pedido ocho años de prisión para un hombre, de nacionalidad rumana, acusado de trasladar por la fuerza y agredir a otro para que le confesara el paradero de su novia, que tiempo atrás lo fue también del procesado, y amenazar a su familia, hechos por los que será juzgado el próximo miércoles, 10 de diciembre, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, a partir de las 9.30 horas.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, en la madrugada del 23 de agosto de 2012, el acusado, con iniciales I.D.C., llamó al novio de su expareja y "se citó" en la calle Juan XXIII de Santander.

Le recogió en su vehículo y le dijo que le llevaría a su casa, si bien, ya cerca del domicilio, el acusado redujo la velocidad, tocó la bocina y tres individuos "de común acuerdo" con él, se subieron al coche , "trasladaron por la fuerza" al otro y le comenzaron a agredir e intiidarle, primero para que no levantara la cabeza y vuera por donde circularban.

Tras 50 minutos de conducción, llegaron a Valdeprado del Río, le introdujeron en una nave industrial y le golpeaban preguntándole por el paradero de su novia, que también lo había sido "unos meses antes" del acudado.

Luego le llevaron a un descampado cercano, donde le advirtieron con una navaja en la mano que si no decía el paradero de su novia "le cortarían el cuello, reafirmando tal frase con un pequeño corte en el lóbulo de la oreja y otro en el cuello".

Posteriormente, trasladaron al retenido de nuevo a la nave, donde estuvo vigilado por dos de los hombres a los que había recogido el acusado.

Sin embargo, el perjudicado, "aprovechando un descuido en la vigilancia", huyó de allí corriendo hasta una carretera cercana donde, al cabo de un rato, sobre las 7.30 horas, fue asistido y atendido por una pareja de la Guardia Civil de Tráfico que él miso requirió.

El hombre sufrió por las agresiones erosiones y contusiones en antebrazos, torax y espalda, heridas incisas superficiales en la zona frontal y mandibular izquierda, fractura de dos costillas, contusión y dolor lumbar, lesioes que tardaron en curar 30 días, en los que estuvo en reposo y en tratamiento con antiinflamatorios.

La víctima de la agresión tiene secuelas fractura de costillas con neuralgias intercostales esporádicas persistentes y dolor costal.

Horas después de retener a este hombre, sobre las 8.30 horas, I.D.C, fue al domicilio de la madre y hermano del agredido en Santander acompañado de un individuo no identificado.

En cuanto abrieron la puerta, según el escrito del fiscal, I.D.C "entró sin más", buscando a la víctima y al no encontrarle preguntó por la novia de éste y advirtió a su familia que su acompañante era de la mafia rumana y les dijo que si el perjudicado no le pagaba un dinero "lo haría con su vida".

Además, amenazó con matar a la novia de la víctima y, posteriormente, se marchó.

Para el Ministerio Fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de detención ilegal, uno de lesiones y otro de amenazas graves y pide cuatro años por el primero y dos por cada uno de los restantes, en total ocho. Además, solicita para el acusado 8 de alejamiento a la víctima agredida y tres de los familiares de éste.

Como responsabilidad civil, pide una indemnización para la víctima de 600 euros por las lesiones y de casi 7.800 por las secuelas.

Por su parte, la acusación particular, cuyo relato presenta algunas diferencias con el del fiscal, considera que los hechos son constitutivos de un delito de detención ilegal, otro de allanamiento de morada, uno de amenazas, una falta de lesiones y tres faltas de amenazas, por los que pide 10 años de prisión más multas económicas por las faltas. Además, reclama una indemnización de 6.000 euros para la víctima.

La defensa pide la absolución de su cliente quien, según dice, no es responsable del delito porque en la fecha señalada se encontraba fuera de España.

Apunta que los hechos relatados son "una maquinación del denunciante y su familia para vengarse" del acusaddo por la relación sentimental que ahora mantiene con su exnovia.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.