El ayuno intermitente puede ayudar a prevenir y combatir la obesidad y la diabetes tipo 2

  • Un ayuno de entre ocho y doce horas puede ayudar a prevenir e, incluso, revertir la obesidad y la diabetes tipo 2.
  • En ratones, el efecto protector se mantuvo incluso cuando interrumpieron el ayuno temporalmente durante los fines de semana.
Si se hace bien, el ayuno puede desintoxicar el organismo.
Si se hace bien, el ayuno puede desintoxicar el organismo.
ARCHIVO

El ayuno intermitente puede ayudar frente a la obesidad. Restringir el acceso a los alimentos entre ocho y 12 horas en lugar de comer sin restricciones puede ayudar a prevenir e, incluso, revertir la obesidad y la diabetes tipo 2. Así lo señala un estudio norteamericano, publicado en Cell Metabolism, que sugiere que comer con restricción afecta el equilibrio de las bacterias que se encuentran en el intestino.

Los científicos evaluaron la alimentación de tiempo restringido en ratones bajo diversos retos nutricionales. En los ratones alimentados con una variedad de alimentos de alto contenido en grasa y alto contenido en azúcar, la estrategia podría ayudar a prevenir el desarrollo de problemas metabólicos y sus beneficios fueron proporcionales a la duración del ayuno en los animales.

Anteriormente, estos investigadores, dirigidos por el doctor Satchidananda Panda, del Instituto Salk para Estudios Biológicos en La Jolla (Estados Unidos), encontraron que este tipo de alimentación de tiempo restringido puede ayudar a prevenir la obesidad causada por dietas ricas en grasas, pero no estudiaron sus efectos frente a otros desafíos nutricionales o la obesidad preexistente.

Curiosamente, los efectos protectores se mantuvieron incluso cuando los ratones tuvieron lo que llamaron un "día del tramposo", es decir, cuando el ayuno se interrumpió temporalmente al permitir a los roedores el libre acceso a los alimentos durante los fines de semana, un protocolo que parece particularmente relevante para los humanos.

Por último, la alimentación de tiempo restringido detuvo o invirtió la progresión de enfermedades metabólicas preexistentes en estos animales, como la obesidad y diabetes tipo 2. "Hemos visto que los animales alimentados durante entre ocho y 12 horas tenían una serie de beneficios de protección de la salud y terapéuticos en comparación con los se les permite comer la misma cantidad de calorías de la misma fuente de alimentos en cualquier momento", resume Panda.

Las fluctuaciones del microbioma del intestino

En un segundo estudio, los expertos examinaron los efectos de diferentes patrones de alimentación en las bacterias que residen en el intestino, que constituyen lo que se conoce como el microbioma intestinal y se sabe que afectan a los procesos metabólicos del cuerpo. Panda y su equipo halló que el microbioma intestinal es muy dinámico, exhibiendo diariamente fluctuaciones cíclicas de las proporciones de las diferentes bacterias.

La obesidad inducida por la dieta perturba muchas de estas fluctuaciones cíclicas de las bacterias, que fueron, sin embargo, parcialmente restauradas por la alimentación de tiempo restringido. "Para los biólogos, esto ofrece un nuevo paradigma para comprender la etiología de las enfermedades metabólicas y el microbioma intestinal indeseable en los estilos de vida modernos marcados por patrones de alimentación irregulares", resalta Panda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento