El FBI pone sus ojos en Ceuta: un "foco yihadista" a solo 170 km de su base militar en Rota

  • Agentes estadounidenses, en colaboración con la Guardia Civil, se han interesado por la permeabilidad de las fronteras y el perfil social de la población.
  • "La movilización 'yihadista' procedente de Siria e Irak está afectando a musulmanes de segunda generación nacidos en Ceuta y Melilla", según investigadores.
  • Las Fuerzas de Seguridad españolas tienen abiertas medio centenar de investigaciones antiterroristas en la ciudad autónoma.
La Guardia Civil ha detenido en Ceuta a un ciudadano español por su intensa y continuada actividad a favor de la yihad a través de Internet.
La Guardia Civil ha detenido en Ceuta a un ciudadano español por su intensa y continuada actividad a favor de la yihad a través de Internet.
ATLAS

Enviados del FBI (la oficina de investigación dependiente del Departamento de Justicia de EE UU) han visitado varias veces en los dos últimos años la ciudad autónoma de Ceuta, la última vez el mes pasado, siempre acompañados de enlaces de la Guardia Civil, según han explicado a 20minutos fuentes solventes. El FBI considera Ceuta una zona caliente bajo la influencia del 'yihadismo', y una amenaza real a sus intereses más próximos, como la base militar que tiene en Rota (Cádiz), donde EE UU ha empezado a desplegar los cuatro buques que forman parte del escudo antimisiles de la OTAN. Rota está solo a 170 kilómetros de Ceuta.

En sus visitas, el FBI ha mostrado su interés por la permeabilidad de las fronteras ceutís, por las operaciones antiterroristas que España ha realizado en la ciudad, y por el perfil social y religioso de la población. Ceuta, con unos 84.000 habitantes, encabeza la tasa de paro juvenil de Europa con el 72%. Las cifras de fracaso escolar son también muy altas, un 38,8% no termina la ESO. Un caldo de cultivo que facilita la radicalización en la ciudad autónoma, donde la población musulmana representa el 40%. Según datos que maneja Interior, el 24% de los musulmanes residentes en España que han ido a combatir a Siria o Irak salió de Ceuta. Y según el Gobierno marroquí, el 30% de sus nacionales que forman parte ya de las filas del Estado Islámico y el 'Frente Al Nursa' salieron de Tánger y Tetuán, las dos ciudades más próximas a Ceuta.

El interés del FBI por Ceuta no es baladí. Los marroquíes son el segundo contingente más numeroso de extranjeros, después de los tunecinos, en las filas de las organizaciones terroristas. A la cabeza de todas ellas está el Estado Islámico, o Daesh (acrónimo de sus siglas en árabe), como prefieren denominarlo los Gobiernos occidentales para deslegitimar sus aspiraciones políticas y territoriales. Por eso el tráfico de viajeros y personas en la frontera entre Marruecos y Ceuta se ha convertido en uno de los aspectos a vigilar. En los primeros nueve meses de 2014, Policía Nacional y Guardia Civil han controlado a 15.500 personas y 13.500 vehículos en la frontera de Tarajal en el marco de actividades antiterroristas y contra la inmigración ilegal. También se ha controlado a 30.200 personas que han pernoctado en hoteles de Ceuta. En el Puerto, se han monitorizado 1.338 barcos y 31.000 pasajeros que han viajado a Algeciras (Cádiz).

"La marginalidad y deterioro de los servicios públicos de algunos barrios ceutíes de población básicamente musulmana no garantizan por sí solos la militancia 'yihadista', pero pueden favorecerla", explican las mismas fuentes. Y en Ceuta, son especialmente sensibles la barriada del Príncipe Alfonso y el barrio de El Príncipe, que limita con la frontera hispano-marroquí del Tarajal y está habitado por unos 15.000 vecinos de ascendencia marroquí, que representan casi la mitad de los musulmanes de Ceuta.

Relaciones con soldados españoles

El interés del FBI por Ceuta y por España no es nuevo. En noviembre de 2009, el FBI inició una investigación después de que un psiquiatra del Ejército de Estados Unidos, el mayor Nidal Malik Hasan, simpatizante de Al-Qaeda, disparara mortalmente a 13 personas e hiriera a más de 30 en Fort Hood, en Texas. El caso reveló que al menos 100 extremistas islamistas se habían infiltrado en diversas unidades militares de EE UU, y que algunas de estas personas habían estado en contacto con otros radicales que se habían infiltrado a su vez en las unidades de varios Ejércitos europeos, como los de España, Gran Bretaña, Francia y Alemania.

En octubre de 2013, el Estado Mayor del Ejército Español elaboró un documento titulado "Medidas que se aplicarán al personal militar que presenten signos de signos de radicalismo", cuyo contenido fue adelantado por el diario El País. El documento, clasificado como reservado, revelaba que el Ejército español había detectado dentro de sus filas "la existencia de personal con claros indicios de radicalismo (ideológica, religiosa o penal) en sus vidas privadas y sociales ". El documento continuaba: "La conducta de estas personas constituye una vulnerabilidad para la institución del Ejército y plantea una amenaza potencial para la seguridad nacional". Los musulmanes constituyen aproximadamente el 30% de las tropas españolas destacadas en Ceuta y Melilla.

Los servicios de información de la Guardia Civil, "cuya labor es prevenir", señalan fuentes de la Benemérita, tiene en el punto de mira de sus investigaciones al personal militar destinado en Ceuta y Melilla. A finales de septiembre de este año, fue la Policía Nacional quién detuvo en Melilla a Mohamed Said Mohamed, presunto jefe de una célula del Estado Islámico en esa ciudad. Había combatido en Mali y ahora, en Melilla, se encargaba de captar adeptos para enviarlos a Siria. En total hubo ocho detenidos. El grupo se servía de la experiencia del hermano de Mohamed, Zakarias, un exmilitar español y especialista en el manejo de armas y explosivos que estuvo destinado tres años en el regimiento 8 de ingenieros de Melilla. En diciembre de 2006, la 'operación Duna' detectó que once radicales islamistas que vivían en el barrio del Príncipe de Ceuta estaban en contacto con soldados musulmanes de la guarnición de Ceuta para realizar un robo de explosivos del Ejército con vistas a cometer atentados en la ciudad.

Procesos de reclutamiento

Ceuta, no obstante, sigue aún en un segundo escalón en el apartado de investigaciones antiterroristas abiertas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas. Actualmente hay 370 investigaciones sobre redes 'yihadistas' en nuestro país, de las que el 31% se concentran en Cataluña y Madrid. En un segundo lugar están la Comunidad Valenciana, Andalucía y Ceuta. La ciudad autónoma tiene medio centenar de investigaciones, el 6% del total. En 2013 y en lo que llevamos de 2014 España ha detenido a 52 personas relacionadas con el terrorismo 'yihadista'.

Redada antiterrorista en un barrio de Ceuta

Fernando Reinares y Carola García-Calvo, investigadores del Real Instituto El Cano, explican que, de momento, la movilización 'yihadista' que se está produciendo en Siria e Irak afecta poco a España respecto a otros países europeos. No obstante, "los procesos de radicalización y reclutamiento que implica se encuentran focalizados en Ceuta y Melilla", afirman en un artículo de octubre. Aunque de baja intensidad, esa movilización se está llevando a cabo a través de redes bien articuladas, jerarquizadas y conectadas con organizaciones 'yihadistas' en el exterior. Por otra parte, "dicha movilización denota una españolización del fenómeno y que se está produciendo la eclosión de un 'yihadismo' homegrown o endógeno en nuestro país".

El 68,6% de los detenidos desde 2013 son de nacionalidad española. "Un dato sorprendente si lo comparamos con el de los 'yihadistas 'condenados o muertos en nuestro país entre 1996 y 2012, pues durante ese período solo el 16,6% tenía nacionalidad española. Se observa, en este sentido, una tendencia a la españolización de la actividad 'yihadista' dentro de nuestras propias fronteras, hasta ahora propia de extranjeros residentes", señalan Reinares y García-Calvo.

Los datos revelan que la movilización que procede de Siria e Irak está produciendo en España "la eclosión del terrorismo 'yihadista' endógeno". De todos los detenidos de nacionalidad española, el 87,5% son españoles de origen, 82,4 puntos porcentuales superior al 5,1% de españoles entre los condenados o muertos de 1996 a 2012. "La movilización 'yihadista' relacionada con Siria e Irak afecta principalmente a musulmanes de segunda generación nacidos y residentes en Ceuta y Melilla", concluyen los investigadores. Interpol cifra en 39 el número de españoles que combaten con los 'yihadistas' en Siria e Irak, y muchos de ellos han partido desde Ceuta y Melilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento