Los mariscadores gallegos han vuelto a la boca de la ría, pero el gasero no intenta entrar
Varias embarcaciones de mariscadores formaban una barrera para impedir el acceso a un buque gasero a la ría de Ferrol hace tres meses. (EFE) EFE

Los mariscadores de la Cofradía de Ferrol se han desplazado de nuevo con sus lanchas a la entrada de la ría para impedir el acceso del gasero Galicia Spirit, aunque el buque permanece fondeado en la próxima ría de Ares.

Sobre las 7:30 horas de la mañana salió del puerto de Ferrol un considerable número de pequeñas lanchas de marisqueo que ronda el centenar, según el portavoz del Comité Ciudadano de Emergencia de la Ría, Carmelo Teixeiro, y se situaron entre el Cabo Prioriño y la Punta del Segaño, sobre el canal por el que debería pasar el gasero.

Parece que ha decidido abortar el intento

Sin embargo, el Galicia Spirit, que transporta el primer cargamento para la planta regasificadora de Reganosa, en el interior de la ría, continúa fondeado, los remolcadores no salieron de puerto y tampoco hay presencia de las patrulleras de la Guardia Civil que este lunes estaban en la zona cuando se produjo el primer bloqueo a la entrada del buque.

Teixeiro declaró que, a la vista de la situación, Reganosa parece que "ha decidido abortar el intento" y considera muy poco probable que se intente de nuevo el acceso al interior de la ría en la pleamar de última hora de la tarde.

Creen que es peligroso

La oposición ciudadana a la planta de regasificación se basa en la proximidad de las poblaciones y el tráfico de gaseros que generará en el interior de una ría con una bocana muy estrecha, cuando, además, se ha construido un puerto exterior por delante del que deben pasar los buques para llegar a la factoría.

Consideran que provocará mortandad en los bancos que explotan

Los mariscadores, en concreto, consideran que la actividad de la planta de Reganosa provocará mortandad en los bancos que explotan por los vertidos de agua a menor temperatura que la del ambiente en la zona.

El lunes, 30 embarcaciones ya se desplazaron a la entrada de la ría para impedir el paso del buque.