Desvelado por fin el cuadro de la familia real de Antonio López

  • La obra, elaborada a petición de Patrimonio Nacional, costó 50 millones de pesetas (300.500 euros), abonados al artista ya en 1994.
  • El retrato mide 3 x 3,4 metros y es una composición en la que aparece la anterior Familia Real: Cristina, Elena, Juan Carlos, Sofía y Felipe.
  • La presentación de este retrato junta por primera vez a Juan Carlos I y la reina Sofía en un acto público, después del nombramiento de Felipe VI.
  • Antonio López reconoce que "el retraso ha sido excesivo en este caso".
Los reyes Juan Carlos y Sofía posan junto al pintor Antonio López y el cuadro 'La familia de Juan Carlos I'.
Los reyes Juan Carlos y Sofía posan junto al pintor Antonio López y el cuadro 'La familia de Juan Carlos I'.
JORGE PARÍS

El secreto mejor guardado de Patrimonio nacional se ha hecho esperar hasta el final ya que el cuadro "La Familia de Juan Carlos I" de Antonio López no ha sido mostrado públicamente hasta después de la presentación de la exposición "El retrato en las colecciones reales. De Juan de Flandes a Antonio López".

Veinte años para acabarlo. Esta obra, iniciada en 1994 por el pintor nacido en Tomelloso (Ciudad Real), no ha sido acabada hasta finales de este verano, tras incontables incumplimientos de plazos de entrega. Hace año y medio, el propio Antonio López reconocía que aún le quedaba mucho para concluir el retrato, y que su interés estaba en que quedara bien. El cuadro supuso hace 20 años un coste de 50 millones de pesetas de entonces (300.500 euros actuales), abonados por Patrimonio Nacional por adelantado al artista.

La falta de posados, un problema. Ante la imposibilidad de contar con los posados recurrentes de los miembros de la Familia Real, Antonio López trabajó a partir de fotografías "que a veces no tenían suficiente detalle", tal como el propio artista reconoció en una reciente entrevista. La obra ha sufrido constantes modificaciones desde su concepción inicial. La última, en palabras del mismo pintor, fue incorporar "los rayos del sol entrando por un balcón".

Un estudio de Patrimonio Histórico a su disposición. El propio Antonio López trabajó hasta finales del verano con el fin de concluir definitivamente el encargo, calificado por él mismo como un "arriesgadísimo desafío artístico". En julio del año pasado el artista reconoció que, pese a todo el tiempo empleado, aún le quedaba "mucho" para poder acabar el retrato familiar. Por ello, Patrimonio Nacional puso a su disposición un estudio en el que poder dedicarse de forma exclusiva.

Una obra a la moda de los 90. En el lienzo, con unas dimensiones de 3 x 3,4 metros, se puede ver a la anterior Familia Real al completo: Las infantas Cristina y Elena, el rey Juan Carlos I, la reina Sofía y el príncipe de Asturias, Felipe. Como el método de trabajo del pintor siempre supone amplios periodos temporales (años o décadas), puede apreciarse en la obra el paso del tiempo, en la medida que los peinados y la moda de entonces han variado respecto a hoy.

Precisamente el tiempo está presente, de manera implícita al contemplar esta obra, debido a todos los cambios acaecidos en la institución en los últimos 20 años. Sucesión del trono al margen, cuando se empezó a preparar la pintura (finales de 1993, inicios de 1994) ninguno de los descendientes del rey estaba casado. La infanta Elena no contrajo matrimonio con Jaime de Marichalar hasta marzo de 1995, mientras que su hermana Cristina se casó en octubre de 1997 con Iñaki Urdangarin. Por su parte, el príncipe Felipe, ahora jefe del Estado, celebró su enlace matrimonial con Letizia Ortiz en mayo de 2004.

Uno de los autores más cotizados. El autor del retrato, Antonio López, no solo es uno de los artistas más prestigiosos de España, sino que es uno de los máximos exponentes del realismo pictórico. Esto le ha valido estar situado desde hace décadas en el grupo de los artistas españoles vivos más cotizados. De hecho, hasta 2011, año en el que una obra de Miquel Barceló fue vendida por más dinero, la obra más cara de un pintor español vivo era Madrid desde Torres Blancas, vendido en 2008 por 1,38 millones de libras.

Un artista de obras inacabadas

La obra de Antonio López (Tomelloso, 1936) se caracteriza entre otras cosas por la meticulosidad de su arte. Un esmero que le lleva a tener numerosas obras inacabadas durante años y a que algunas de sus piezas más reconocidas hayan requerido periodos de décadas para estar acabadas. Para elaborar Madrid desde Torres Blancas, por ejemplo, trabajó entre 1976 y 1982 desde la azotea del singular edificio madrileño. Y es que apenas eran útiles unos pocos minutos de luz al día, lo que obligaba a repetir extender el trabajo en el tiempo.

Más aún tardó en concluir las obras Madrid desde Capitán Haya (nueve años: 1987-1996) o Gran Vía (siete: 1974-1981). Buena parte de las obras de Antonio López mantienen una serie de constantes, como son la ciudad, el detallismo, la reproducción de la luz, las texturas y el ambiente... Tal como explicaban los comisarios de su última exposición retrospectiva en el Museo Thyssen (año 2011), sus pinturas "son obras de largo proceso. Ejecutadas al aire libre, el artista depende de la luz natural y sus variaciones. Para captar cierta luz tiene que trabajar a cierta hora, durante cierto tiempo cada día y durante solo unas semanas al año". Una muestra de cómo trabaja este autor castellano-manchego es el documental El sol del membrillo (1992), documental dirigido por Víctor Erice.

Un secreto bien guardado

Hasta que no ha finalizado la rueda de prensa con el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri, y los comisarios de la muestra, la sala convertida en 'caja fuerte' del retrato no fue abierta. A partir de ese momento el cuadro de Antonio López se ha convertido en uno de los más fotografiados.

Una gran expectación. Rodríguez-Spiteri reconoció que en los cuatro años que lleva al frente de esta institución "nunca había habido una expectación tan grande" y consideró que con esta muestra se ha querido hacer un homenaje a Juan Carlos I y a la Reina Sofía, presentes también en dos cuadros de Hernán Cortés con los que se inicia la exposición.

Sobre la obra de Antonio López, recordó las palabras del artista al calificarla de un retrato "poderoso y de gran dignidad" y agradeció la experiencia que ha podido vivir junto al pintor en la fase final del proceso creativo de la obra.

El primer encuentro público de los reyes eméritos

La presentación del retrato y la exposición de Patrimonio Nacional han servido para que se produzca el primer encuentro público de los reyes eméritos desde que el actual monarca, Felipe VI, accedió al trono. Y es que la obra La familia de Juan Carlos I se incorpora así a una colección de 114 cuadros que abarca desde los Austrias hasta los Borbones, en la que se pueden admirar pinturas de Dalí, Goya o Velázquez, por nombrar a los más populares.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento