El director de una escuela rusa dijo el lunes que un tribunal lo multó con la mitad de su salario mensual por utilizar en el centro de estudios copias pirateadas de un programa de Microsoft, un caso que el presidente Vladimir Putin ha calificado de "completo disparate".

Los fiscales dijeron que Alexander Ponosov violó los derechos de propiedad de la compañía estadounidense al permitir a sus alumnos que utilizaran 12 ordenadores con copias sin licencia de Microsoft Windows y Office.

La televisión estatal rusa se ha referido al profesor como un héroe en una batalla de David contra Goliat

Ponosov, director de la apartada escuela de la región de Perm, en los Urales, dijo que no sabía que los computadores que les entregó un subcontratista tenían licencias falsas.

Mientras Rusia se prepara para entrar en la Organización Mundial del Comercio, se le ha exigido que actúe con firmeza contra la fácil disponibilidad de programas informáticos, películas y música pirateada en todo el país.

En los mercadillos de Moscú se pueden encontrar copias ilegales del sistema operativo Windows XP de Microsoft por unos seis dólares.

La televisión estatal rusa se ha referido a Ponosov como un héroe en una batalla de David contra Goliat, representado por el sistema legal y las corporaciones internacionales.

"Hoy el tribunal ha dado una sentencia de culpabilidad, me han ordenado que pague una multa de 5.000 rublos," declaró Ponosov a Reuters por teléfono desde la región de Perm.

"Pero me considero inocente, y voy a apelar," aseguró, y añadió que no ha pagado la multa. El director de la escuela dijo que gana unos 10.000 rublos al mes.

En defensa del profesor

Putin ha dicho que el caso es un "completo disparate," e incluso el ex presidente soviético Mijaíl Gorbachov pidió al cofundador de Microsoft Bill Gates que interceda por el profesor.

En febrero otro tribunal desestimó el caso al considerar que las pérdidas para el gigante estadounidense eran insignificantes, pero Ponosov apeló ya que no había sido declarado inocente. Los fiscales también apelaron y el caso se volvió a juzgar.

La agencia de noticias RIA citó al juez diciendo que el tribunal concluyó que Ponosov provocó grandes pérdidas a Microsoft.

Microsoft, el mayor fabricante de programas informáticos del mundo, dijo que el caso fue abierto por las autoridades rusas.

"Nuestro interés no es perseguir a escuelas o profesores, sino ayudar a los estudiantes a desarrollar las habilidades tecnológicas que necesitan en el siglo XXI", afirmó en un comunicado.

Ponosov, por su parte, dijo: "Alguien está defendiendo los intereses corporativos, alguien está interesado en no declararme inocente, ya que creen que si me declaran inocente entonces otros pensarán que pueden librarse si quebrantan los derechos de la propiedad intelectual."