La cadena Hoteles Santos, propietaria del emblemático hotel Miramar de Málaga, abrirá sus puertas en el verano de 2016, un año antes de lo previsto en los últimos plazos aportados. Así, se prevén intensificar los trabajos de reforma que se están desarrollando desde hace tres meses.

Tras adjudicarse los trabajos en 2008, han sido varias las fechas barajadas para su apertura: 2010, 2012 y, finalmente, parece que será en 2016.

La elaboración del anteproyecto, por las especiales características del edificio y la amplia catalogación de los elementos decorativos; como la situación económica, provocaron un frenazo. Las obras de rehabilitación en sí se iniciaron el pasado mes de agosto, según el proyecto y la dirección del estudio de arquitectura de José Seguí.

Las obras se están ejecutando "cumpliendo meticulosamente" la normativa de protección correspondiente a un edificio de protección arquitectónica y su adaptación a todas las exigencias técnicas de última generación que requiere un establecimiento hotelero como éste, que será el segundo cinco estrellas de la ciudad, pero el primero con la consideración de Gran Lujo de la capital.

La restauración, según han indicado desde Hoteles Santos en un comunicado, se está realizando con "cuidado y atención excepcional para un edificio histórico", que es parte de la historia de Málaga. Así, se buscará "el esplendor original", prestando especial atención a su "magnífica" arquitectura, con una llamativa policromía de cerámicas, forja y madera, así como al lucernario de cristal que cubre el salón central, a sus salones históricos y los jardines mediterráneos que rodean toda la edificación.

En una superficie de suelo de casi 13.000 metros cuadrados, está situado en la barriada de La Malagueta de la capital de la Costa del Sol. Tiene fachada al paseo marítimo y su objetivo es convertirse en la referencia de Málaga y su Costa del Sol, no sólo para el turismo nacional, sino también para el internacional.

CASI 200

Habitaciones y 23 SUITES

Contará con los históricos salones originales para grandes eventos, así como su ampliación a terrazas y jardines para acontecimientos al aire libre. Estará equipado con 198 habitaciones, 23 suites con salón independizado y espaciosas terrazas, todas ellas con diseños diferenciados para personalizar esta oferta hotelera.

Al hotel le rodean 9.000 metros cuadrados de zonas ajardinadas repletas de árboles centenarios, una gran terraza con vistas al mar y piscina; además de SPA, zona de guardería, aparcamiento con 84 plazas equipadas, salas de reuniones empresariales y comedores privados, entre otras instalaciones.

El edificio fue construido por el arquitecto Fernando Guerrero Strachan en 1921. Cinco años después fue inaugurado por el rey Alfonso XIII con el nombre de Hotel Príncipe de Asturias y alojó en aquellos años a ilustres huéspedes de la realeza, la cultura y la burguesía europea.

Durante la Guerra Civil española, el hotel se convirtió en el Hospital de Sangre de la ciudad, y así se mantuvo, con el nombre de Hospital Militar de Miramar hasta 1939. Tras la contienda continuó su actividad como hotel conservando el nombre de Miramar. Cerró sus puertas en 1967 por las grandes dificultades económicas.

Permaneció cerrado hasta que fue adquirido por el Ministerio de Justicia y convertido en sede de los juzgados de Málaga, que en 2007 se trasladaron a la actual Ciudad de la Justicia, poniéndose así en marcha la maquinaria para devolver a este emblemático edificio su uso original como hotel.

Consulta aquí más noticias de Málaga.