Joven en un aeropuerto
Una joven en el aeropuerto de Barajas. EFE

La entrada de inmigrantes españoles, portugueses e italianos en Francia se duplicó entre 2009 y 2012 como efecto de la crisis, y eso ha contribuido a incrementar el peso de los europeos, que supusieron el 46% del total de los que se instalaron en el país en ese último año.

Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística, en el caso de los inmigrantes españoles las cifras pasaron de 5.300 en 2009 a 11.000 en 2012, lo que muestra un incremento del 107%.

Los españoles representaron en 2012 cerca del 5% de los 229.000 extranjeros que se instalaron en Francia, que habían sido 201.460 en 2004.

A comienzos de 2013 había en el país 5,8 millones de extranjeros, 800.000 más que en 2004Los países europeos de origen con más número de inmigrantes en ese último año con datos disponibles fueron Portugal (8%), Reino Unido y España (5%), Italia (4%), Alemania (4%), Rumanía (3%) y Bélgica (3%).

Entre 2009 y 2012 las llegadas de europeos a Francia progresaron a un ritmo del 12% anual, mientras que las de los africanos lo hacían al 1% y pesaban un 30% del total. Los tres países africanos de los que salieron en 2012 más personas para Francia fueron Marruecos (7%), Argelia (7%) y Túnez (3%).

Los asiáticos representaron un 14% en el conjunto de los inmigrantes que acudieron al país ese año (los chinos un 3%, los turcos un 2%) y los procedentes de América y Oceanía, un 10% (los estadounidenses un 2%, los brasileños otro tanto).

A comienzos de 2013 había en Francia 5,8 millones de extranjeros, lo que equivale al 8,8% de la población y significa 800.000 personas más que en 2004, cuando suponían un 8%.