Pisos en venta
Fachada de un edificio de reciente construcción con pisos a la venta. EP

El comportamiento del precio de la vivienda en España no va a ser tan estable como pudiera esperarse una vez que este año deje de caer. Al menos según Kelisto. Este comparador dibuja un escenario mucho más diverso para los próximos años. Así, los precios subirán en 2015 para estancarse y volver a bajar hasta 2019 o 2020.

El precio medio de las casas se situará en 157.717 euros al cierre de 2014, lo que supone un incremento del 1,4% respecto a 2013, el primero desde el pinchazo de la 'burbuja' inmobiliaria en 2008, que ha dejado a su paso una caída acumulada de precios del, 36,6%.

El precio de la vivienda acumula ya una caída del 36,6% desde 2008Sin embargo, factores como el exceso de oferta, el envejecimiento de la población y la lenta recuperación de las economías familiares harán que los precios de la vivienda se vuelvan a estancar en 2015, con un repunte del 0,8%, hasta los 158.979 euros de media, para entrar en una nueva senda bajista hasta 2019 o 2020, cuando se iniciarán "leves crecimientos, muy alejados del encarecimiento de dos dígitos experimentados antes de la crisis".

Así lo indica un informe de Kelisto a partir de un análisis de las condiciones de oferta y demanda del mercado inmobiliario nacional que tiene en cuenta las series históricas del PIB, el Índice de Precios de la Vivienda (IPV) y compraventas, además de las perspectivas de evolución del euríbor, empleo, renta y absorción del excedente inmobiliario.

En 2014, las subidas más pronunciados se registrarán en la Comunidad Valenciana (+3,2%), Murcia (+3,15%) y Galicia (+2,5%), mientras que los más moderados serán los de La Rioja (+0,4%), Aragón (+0,7%) y Asturias (+0,8%). Todavía se registrarán caídas en las comunidades autónomas de Baleares (-2,2%), Navarra (-1,5%), Cantabria (-1,3%) y País Vasco (-0,9%).

De cara al próximo año, el informe indica que será de "transición y estancamiento". El precio medio de la vivienda se situará en 158.979 euros, tan sólo un 0,8% más. La clave de este leve aumento será el mantenimiento del pulso comprador por parte de extranjeros y nacionales, que buscan activos inmobiliarios a buen precio y con perspectivas de subir, así como la mejoría de las previsiones de crecimiento de la economía española.

La recuperación de la renta de las familias será lenta entre 2015 y 2019Más adelante, el informe prevé nuevas caídas moderadas en el precio de la vivienda entre 2016 y 2018, impulsadas por factores relacionados con el mercado inmobiliario, la evolución de la población, su poder adquisitivo y el acceso y coste del crédito.

En primer lugar, el mercado inmobiliario todavía tendrá que absorber el exceso de oferta de vivienda nueva disponible, ya que el stock es aún superior a las 560.000 viviendas (740.000, si se suman los activos adjudicados a la banca y a la Sareb). Por otro lado, el envejecimiento de la población y la emigración harán que España pierda hasta 336.000 habitantes entre 2014 y 2019, y que la población entre 25 y 40 años, la más proclive a la compra de vivienda, se reduzca en 1,7 millones durante ese periodo.

Además, la recuperación de la renta de las familias será lenta entre 2015 y 2019, a la vista de las tasas de paro en torno al 20% para esos años que avanzan tanto el Gobierno como el Banco de España y los organismos internacionales.

El informe de Kelisto indica que, "tras tres años de caídas, el precio de la vivienda volverá a la senda del crecimiento en 2019 o 2020, aunque con repuntes reducidos y muy alejados de las tasas de dos dígitos que se registraban antes de la crisis". Este cambio de tendencia estaría impulsado, en primer lugar, por un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda, tras absorberse buena parte del excedente de inmuebles disponibles, que permanecería en torno a las 400.000 viviendas. A ello se sumaría cierta reactivación del crédito y la conclusión del reajuste de la banca.