El presidente de Ecuador, Rafael Correa y los ministros de Economía de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela reunidos el 3 de mayo en Quito.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa y los ministros de Economía de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela reunidos el 3 de mayo en Quito. EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró el domingo que el proyecto de creación del Banco del Sur "va viento en popa", será un gran paso para la integración de la región y servirá para dejar de depender de los tradicionales organismos internacionales de crédito.

El pasado jueves en Quito, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela decidieron acelerar el proceso de creación del Banco del Sur y anunciaron que su fundación podría concretarse entre el 22 y 26 de junio próximo.

Los ministros de Economía y Hacienda de esos seis países se reunieron en la capital ecuatoriana para avanzar en el desarrollo del proyecto financiero.

Según aporrea.org el ministro ecuatoriano señaló que el Banco del Sur arrancaría con un capital inicial de 7 mil millones de dólares, de los cuales 600 millones de dólares serían aportados por Venezuela.

"Queremos dejar de depender de esta burocracia internacional nefasta", dijo Correa en su programa sabatino de radio al referirse al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM).

Denuncias al Banco Mundial

El jefe de Estado ratificó su decisión de expulsar al representante del BM en Ecuador, Eduardo Somensatto, por haber, según dijo, intentado "chantajear" al país con el desembolso de un crédito.


El Gobierno ha denunciado que el BM decidió en 2005 no entregar ese crédito de 100 millones de dólares supuestamente porque Ecuador modificó una ley para dirigir al gasto social el dinero destinado al pago de la deuda externa.

Por otra parte, Correa propuso crear el "Fondo del Sur", junto al Banco del Sur, como una alternativa de Suramérica para dejar la dependencia financiera del FMI y el BM.

Bajar los tipos de interés

Además, advirtió a los bancos establecidos en ecuador que deben reducir sus tipos de interés ya que en caso contrario emprenderá acciones judiciales en su contra.

El líder nacionalista acusa a las entidades bancarias de cobrar comisiones irracionales por sus servicios y rebasar los límites legales en el cobro de los tipos de interés en los créditos que otorgan a las personas naturales y jurídicas.