Julia Navarro
La escritora y periodista madrileña Julia Navarro. MONDADORI

La escritora y periodista española Julia Navarro negó en Panamá que pueda considerársele una autora de best sellers a pesar del éxito de ventas de sus obras, como su primera novela La hermandad de la sábana santa (2004), de la que ha vendido más de un millón de ejemplares y que lleva 42 ediciones.

"No soy una escritora de best sellers, es decir, soy una escritora que escribe libros y luego los lectores deciden, no conmigo sino con todos los autores, si leen o no leen esos libros", dijo Navarro (Madrid, 1953) en una entrevista con Efe.

La autora española, que llegó a Panamá en una gira de promoción de su última novela, Dispara, yo ya estoy muerto (Random House Mondadori, 2013), que seguirá en Costa Rica, añadió que "es absurdo decir que uno escribe best sellers" y que por ello "no existen". "Uno escribe libros -agregó- y luego nadie sabe qué va a pasar con esos libros".

Navarro fue más allá y cuestionó: "¿Cien años de Soledad (de Gabriel García Márquez) es un best seller, pregunto porque se ha vendido por millones en todo el mundo. ¿Las Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar que también se ha vendido por millones?. ¿El nombre de la rosa, de Umberto Eco?".

Según la autora de La biblia de barro (2005), obra con la que igualmente se convirtió en un fenómeno de ventas, "son los lectores los que eligen" y los que tienen "la última palabra" aunque, dijo, "eligen libros que tienen una gran calidad literaria pero a veces no".

Con cada libro me la juego y con cada libro parto de cero Remarcó que "no hay nadie, nadie en el mundo que tenga una fórmula mágica que garantice que el libro que va a escribir va a ser un éxito", es decir, apuntó, "no hay unos ingredientes que garanticen que un libro se va a vender".

"De manera que yo solamente soy una persona, una escritora que escribe libros y que con cada libro me la juego y con cada libro parto de cero, y nunca sé lo que va a pasar con el libro que estoy escribiendo", afirmó.

Pero reconoció: "eso sí, me siento muy afortunada de que haya tantos miles de lectores en todo el mundo que compran mis libros. Estoy realmente agradecida a todos los que leen mis libros".

En un coloquio realizado hoy con sus lectores en la librería El Hombre de la Mancha, en Ciudad de Panamá, Navarro destacó que su primera novela, La hermandad de la sábana santa que, confesó, "no sabía" en su momento si llegaría a publicarse, lleva 42 ediciones en más de 35 países y algo más de un millón de ejemplares vendidos.

"Por inesperado (La hermandad de la sábana santa) es un libro muy especial para mí", resaltó.

Piratería y descargas ilegales

Navarro, por otro lado, mostró preocupación de que las nuevas tecnologías digitales alejen a la gente de la lectura, aunque reconoció que lo digital "es una realidad" y "es el mundo presente".

Admitió que "sí" le preocupa "que los niños, las nuevas generaciones están acostumbrándose a leer pocas líneas a través de los tuits tan esquemáticos que al final les termine costando leer un libro", un problema que dijo no tienen los ya viejos lectores y que también pueden convivir con las nuevas plataformas de lectura.

Igualmente, la autora española criticó duramente el fenómeno de la denominada piratería y las descargas ilegales de libros que está proliferando en internet, un problema que aseveró es "gravísimo" en España, donde la legislación "es muy benévola con los ladrones de libros".

Consideró que este es un tema de educación en el que hay que educar a la gente "que bajarse algo sin pagar de la red es lisa y llanamente robar", algo que aseguró han hecho con sus cinco novelas.

En relación a su más reciente libro, Dispara, yo ya estoy muerto, Navarro aclaró que esta no es una novela histórica porque ella no las escribe con esa perspectiva", por más que esta última tenga de escenario para sus personajes el conflicto entre israelíes y palestinos.

Explicó que "uno no puede entender lo que hacen los personajes si no es en función del tiempo que les toca vivir, pero lo que escribo son pequeñas historias dentro de la historia pero no escribo novelas sobre la gran historia".