La Acrópolis de Atenas se cierra a los tacones y los chicles

  • Las autoridades quieren preservar el monumento.
  • El mármol del suelo cuenta dos milenios de antigüedad.
Vista de la Acropolis (GOBIERNO DE GRECIA).
Vista de la Acropolis (GOBIERNO DE GRECIA).
GOBIERNO DE GRECIA

Si las medidas que se tomaban hasta ahora en muchos espacios culturales le parecían restrictivas, en Grecia han dado un paso más; ya no se pide a los asistentes que apaguen su teléfono móvil, o que dejen a la entrada del recinto las cámaras fotográficas o las videocámaras: de ahora en adelante no se podrá entrar en la Acrópolismasticando chicle o llevando tacón puntiagudo.

Las autoridades griegas pretenden con esta medida preservar el Odeón de Irodio Atiko, el mármol de cuyo suelo cuenta con más de dos milenios de antigüedad, de las agresiones externas de los visitantes.

Medidas de protección del patrimonio Según han informado las autoridades, durante el pasado año

recogieron hasta 27 kilos de restos de chicles que habían sido pegados en la parte interior de las butacas; además, también se ha informado de que se tomarán medidas especiales de vigilancia sobre los montajes de los espectáculos, ya que algunos carpinteros martillean los clavos sobre tan vetusto suelo.

Hasta la fecha, en la mayoría de recintos culturales por los que peregrinan miles de turistas al año, se solía prohibir el acceso con ropa veraniega o con la cabeza cubierta, regularmente por cuestiones de respeto al tratarse de templos religiosos, o con cámaras cuyos flashes pudieran perjudicar las obras artísticas del recinto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento