El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, ha afirmado que la muerte de las tres niñas de 12, 15 y 16 años de Fuensalida (Toledo) tras ser atropelladas en la localidad toledana de Novés, debe servir para que los padres sean "más vigilantes" con los permisos que dan a sus hijos.

Así se ha pronunciado Marín en una entrevista a la Cadena Cope, recogida por Europa Press, sobre el hecho de que estas tres menores, junto a dos chicos más, volvieran de una fiesta en Torrijos y hubiesen dicho a sus padres que cada una dormía en casa de la otra.

Sobre las circunstancias en las que se produjo este suceso, Marín ha indicado que los padres tienen que estar "vigilantes" y hacer la "pertinente" llamada para tener la seguridad "de que nuestras hijas están con sus amigas". "Yo tengo dos hijas de 13 y 16 años y conviene hacerlo", ha agregado.

"Nos ha dejado tan marcados este acontecimiento como para que muchos padres seamos mas vigilantes en los permisos que damos a nuestras hijas y que tengamos la seguridad y la certeza de que no se puedan cometer estas circunstancias que se han dado con el fallecimiento de estas tres jóvenes", ha argumentado.

No obstante, Marín ha señalado que ahora es cuestión de estar arropando a las familias y que luego será tiempo de analizar "para que no vuelvan a producirse este cúmulo de circunstancias, hasta con un conductor que se quedó durmiendo al volante", ha indicado.

Finalmente, el consejero de Educación, Cultura y Deportes ha querido mandar "toda" la solidaridad y fuerzas a las familias y los vecinos de Fuensalida para que puedan superar este "terrible" y "doloroso" momento.

Consulta aquí más noticias de Toledo.