Los ingresos medios de los mendigos de Shanghai están en torno a los mil yuanes semanales (unos 95 euros al mes), aproximadamente la mitad de la renta media oficial, según un estudio del que se hace eco este viernes el semanario Shanghai Star.

Muchos chinos les desprecian abiertamente alegando que les resultan molestos

Es habitual encontrar en la prensa local artículos en contra del hábito de dar dinero a los mendigos, a los que muchos chinos desprecian abiertamente, alegando que les resultan molestos y que pretenden vivir sin trabajar, aunque el fenómeno está ligado a la migración del campo empobrecido a las ricas ciudades costeras.

En Shanghai, según los registros oficiales cada vez hay menos mendigos de las relativamente prósperas provincias vecinas, Jiangsu y Zhejiang (este), y la mayoría proceden de Henan y Gansu (centro).

Datos de la mendicidad en Shanghai

El estudio, presentado en la Universidad Normal de la China Oriental de Shanghai, afirma que el 80% de los 265 mendicantes de la ciudad que fueron entrevistados son "mendigos ocupacionales" que consideran la limosna su medio de vida, y pocos desean abandonarla.

En la ciudad ya hay más mendigas mujeres que hombres

Según afirmó el personal de un refugio gubernamental para personas sin techo, cerca del 80% de los mendigos de la pujante metrópoli china encajan en ese perfil.

El 65% declaró tener entre 18 y 60 años, y en conjunto un 22% tenía menos de 6 años o más de 60, de acuerdo con el informe, mientras el 75% de los encuestados llevaba pidiendo limosna más de un año, y un 26% del total lo ha hecho durante más de tres años.

La revista también señala que la mendicidad se está transformando más rápidamente en Shanghai que en otras ciudades del país, y que en la ciudad ya hay más mendigas mujeres que hombres (había cuatro hombres por cada mujer en 1994), mientras en Pekín en 2005 había 12 mendigos por cada 5 mendigas, y en Cantón 2 hombres por cada mujer.