Bomberos colaboran en las mediciones en Barón de Càrcer para ver la causa de los temblores

Efectivos del Cuerpo Municipal de Bomberos de Valencia han colaborado este domingo en las tareas de medición realizadas en la avenida Barón de Càrcer para determinar el origen y el alcance de las vibraciones que desde principios de noviembre se están detectando en el edificio de la Conselleria de Bienestar Social ubicado en el número 36.
Mediciones en la avenida Barón de Càrcer
Mediciones en la avenida Barón de Càrcer
@BOMBEROSVLC

Efectivos del Cuerpo Municipal de Bomberos de Valencia han colaborado este domingo en las tareas de medición realizadas en la avenida Barón de Càrcer para determinar el origen y el alcance de las vibraciones que desde principios de noviembre se están detectando en el edificio de la Conselleria de Bienestar Social ubicado en el número 36.

Investigadores del Centro de Tecnologías Físicas, dependiente del departamento de Física Aplicada de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), iniciaron el viernes las mediciones, con las que se intenta "estudiar o dar valor al problema, ver su magnitud y el tipo" de movimiento con el fin de poder "calificarlo y contrastarlo a nivel normativo para saber si se está dentro de la ordenanza de ruido y vibraciones" correspondiente.

En este inmueble, propiedad de Bienestar Social, hay ubicadas distintas dependencias de la administración autonómica como la Dirección Territorial de la citada conselleria, la Dirección General de Trabajo y áreas del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef).

Estas pruebas se realizan con un aparato de medición pegado a la superficie de estudio, la pared o el suelo, para "captar cualquier aceleración y, a partir de ahí, la velocidad de movimiento y los desplazamientos", según José María Bravo, profesor de la UPV e investigador del Centro de Tecnologías Físicas.

Estas pruebas se realizan después de la visita hecha por los investigadores del Centro de Tecnologías Físicas al edificio tras ser alertados por la oficina técnica de la Conselleria de Bienestar Social, que les encargó estudiar lo sucedido y determinar el origen, la magnitud y el tipo de movimiento percibido.

José María Bravo ha comentado que los trabajadores del inmueble, especialmente los de las plantas superiores, les indicaron que hace unos quince o veinte días comenzaron a percibir los temblores en algunos momentos.

El investigador, que ha apuntado que cuando el personal de la UPV se desplazó al inmueble no se produjo ningún movimiento, ha asegurado que aún se desconoce el origen de estas incidencias aunque ha señalado que el hecho de que se registren de manera "eventual" y que duren sólo un segundo o dos hace pensar que podrían estar "ligados al funcionamiento de máquinas que se encienden y apagan puntualmente, "que se activan en un momento y se frenan" luego.

Así, ha afirmado que podrían estar relacionados con "el arranque o frenado de una máquina o de un ascensor" y ha aseverado que si las vibraciones se debieran al asentamiento de la obra serían más constantes. Bravo, que ha mostrado la disposición de los estudiosos del Centro de Tecnologías Físicas a asesorar y colaborar con Bienestar Social en este asunto, ha calculado que el informe con los resultados de las mediciones podría estar listo a final de la próxima semana.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento