cabra
Un ejemplar de cabra. (Foto: Archivo)

Recién casado, y ya viudo.

Charles Tombe fue obligado el pasado mes de febrero a casarse con la cabra con la que mantuvo relaciones sexuales, después que el propietario de la misma lo sorprendiera en pleno acto en las cercanías de su casa. Ocurrió en Hai Malakal, un suburbio del sur de Sudán.

Pero una bolsa de plástico ha acabado con esta inusual historia de amor.

Rose, que así se llamaba la cabra desposada, acaba de morir como consecuencia de haber ingerido este objeto. Ha dejado en este mundo a su viudo, que se encontraba ebrio en el momento de la muerte, y a un hijo concebido fuera del matrimonio.

El señor Tombe se ha negado a hacer comentarios sobre el asunto.

El consejo de ancianos tampoco se ha pronunciado al respecto.

Ellos fueron los artífices de este ‘matrimonio', cuando decidieron aplicar las leyes locales para dirimir este delicado asunto, especialmente peliagudo para el señor Tombe.

Según las costumbres del suburbio en cuestión, si un hombre es sorprendido manteniendo relaciones sexuales con una muchacha, éste deberá casarse inmediatamente con ella para salvar su honor y el de la familia.

Los ancianos, simplemente, aplicaron la ley, añadiendo un toque de humor.

Batió récords

La noticia, adelantada por la BBC, que la tomó asimismo de un periódico local de Sudán, el Juba Post, ha batido récords de audiencia.

Una reciente medición de la web británica determinó que en sólo cinco días registró más de cien mil impresiones de página y varios millones de visitas.