Móvil y espalda
Cuadro sobre las posturas del cuello mientras miramos el móvil. Kenneth Hansraj

Pasar mucho tiempo agachando la cabeza para mirar o escribir con el teléfono móvil tiene efectos en la espalda, tal y como se desprende de un estudio reciente realizado por cirujano estadounidense Kenneth Hansraj (jefe de cirugía del New York Spine Surgery and Rehabilitation Medicine)  y publicado en Surgical Technology International.

Según este estudio, pasamos una media de dos a cuatro horas al día con el cuello encorvado de forma antinatural. Cuanto más se agacha, mayor es la presión a la que le somete a las cervicales. Con el cuello agachado 90º, la presión sería de más de 27 kilogramos.

Dicha presión también es significativa con curvaturas menores. A 15º estaríamos hablando de una presión de 12 kilos, lo que repercute sobre la espalda, acostumbrada a un peso medio de la cabeza de un adulto de 4 a 5 kilos de media.

Agachar la cabeza es un movimiento que el ser humano realiza desde que existe, pero el especialista resalta que con la llegada de los 'smartphones' y diversas aplicaciones, este movimiento se mantiene en el tiempo y se repite más de lo habitual.

Esto se traduce en un desgaste mayor y más rápido en las cervicales, lo que puede derivar en problemas de espalda a edades más tempranas en el futuro.