Nadeshot
Imagen de Matt Haag, el joven de 22 años al que su pasión por los videojuegos le ha resuelto la vida. FACEBOOK DE NADESHOT

Su nombre es Matt Haag y tiene 22 años, pero es mundialmente conocido como Nadeshot. ¿Su trabajo? Jugar a videojuegos. ¿Sus ingresos? Alrededor de un millón de dólares este año (casi 800.000 euros).

Hace tres años trabajaba en un McDonald's, pero su pasión desde niño por los videojuegos le ha resuelto la vida, como recogía esta semana The New York Times.

Criado en Chicago, ha ganado su fama a base de participar en torneos y colgar vídeos en portales como YouTube de varios juegos, aunque hay uno por el que su reputación se ha elevado exponencialmente: Call of Duty.

Mike Rufail, uno de sus grandes rivales, asegura que la clave de Matt Haag está en que es mejor comunicador que jugadorTiene a su disposición todo un equipo de especialistas que le ayudan en su día a día al frente de los mandos de la consola. Entrena varias horas diarias, un dietista es el encargado de mantenerle en forma, también recibe sesiones de yoga y otros ejercicios para mantener sus muñecas siempre a punto.

Haag, que cuenta entre sus patrocinadores con marcas como Red Bull y que vende merchandising con su sello personal, Nadeshot, ha llegado a ser monitorizado con todo tipo de cables conectados a su cabeza para averiguar cómo funciona su cerebro mientras juega y tratar de encontrar la vía para mejorar aún más sus habilidades.

La mayor parte del dinero que gana se lo debe a su presencia en Internet y no a los torneos, pese a que viaja por todo el mundo haciendo exhibiciones y reuniendo a miles de fans. No sólo ha conseguido seguidores de esta forma, sino también a través de diferentes plataformas y redes sociales, como Twitter, Facebook y, sobre todo, YouTube, cuyo canal puede hacerle ganar este 2014 alrededor de 600.00 euros.

Con tantos 'gamers' con éxito en YouTube, ¿cuál es su secreto? Mike Rufail, dueño del equipo EnvyUS (que rivaliza con el de Nadeshot), asegura que la clave de Matt Haag está en que es mejor comunicador que jugador.