Catalá niega la influencia del Gobierno en la querella de la Fiscalía por el 9-N

  • El ministro de Justicia asegura que se ha respetado su autonomía.
  • Prueba de ello, sostiene, es que Torres-Dulce no presentó la querella el 9-N.
  • Además, ante las discrepancias con los fiscales catalanes, recurrió al órgano consultivo del Ministerio Público, que avaló su propuesta.
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, este 9-N en una breve comparecencia hecha para valorar la jornada en Cataluña.
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, este 9-N en una breve comparecencia hecha para valorar la jornada en Cataluña.
ATLAS

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho este jueves que el proceso seguido por la Fiscalía para decidir presentar una querella por la consulta soberanista celebrada en Cataluña el pasado 9 de noviembre demuestra "la falta de ningún tipo de influencia del Gobierno hacia los fiscales".

Rafael Catalá ha realizado estas declaraciones antes de inaugurar un seminario de la Asociación de Empresas de Gran Consumo al ser preguntado por la orden que volverá a dar el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, al fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, para presentar la querella tras ser avalada el miércoles por la Junta de Fiscales de Sala.

De mantenerse el borrador de la querella, se presentará en los próximos días contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas; la vicepresidenta, Joana Ortega, y la consellera de Educación, Irene Rigau por supuestos delitos de prevaricación, malversación, usurpación de funciones y desobediencia, en este caso al Tribunal Constitucional que suspendió las convocatorias para del 9-N.

"Yo creo que lo que ha pasado durante estos días es el funcionamiento adecuado del Ministerio Fiscal, que es una institución jerárquica en la que los fiscales jefes tienen la responsabilidad de dirigir la acción de los fiscales pero también existen unos órganos consultivos y unas juntas de fiscales", ha explicado el ministro.

Ha recordado que "la Junta de Fiscales de Sala, que es el órgano superior consultivo del fiscal general del Estado, apoyó mayoritariamente la propuesta de la Fiscalía de presentar una querella por los hechos sucedidos el 9 de noviembre y las fechas anteriores a ese evento". Por lo tanto, "es simplemente el funcionamiento normal de la acción de la Fiscalía en la defensa del interés general", ha destacado Catalá, quien ha agregado que le consta que los fiscales están trabajando en la preparación final de la querella que será interpuesta ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

En todo caso, lo que hay es una identificación de hechos y de responsabilidades de personas concretas que merecen la calificación de supuestos delitos por parte del fiscal y eso es lo que lleva a que la Fiscalía, en el ejercicio de sus funciones, presente una querella para que sean investigados y los tribunales puedan decidir sobre esas circunstancias", ha aclarado.

Preguntado por críticas de la Generalitat por el uso que el Ejecutivo de España estuviera haciendo de instituciones como la Fiscalía, Catalá ha asegurado que "por parte del Ministerio de Justicia y del Gobierno en su conjunto se ha mantenido respeto escrupulosísimo de la autonomía del Ministerio Fiscal".

"De hecho todo el proceso de reuniones en la Fiscalía en Cataluña con la junta de fiscales y la junta de fiscales de Sala en Madrid es bien demostrativo de cómo funciona la Fiscalía, con absoluta autonomía y profesionalidad y que han tomado la decisión que a ellos, en el ejercicio de su responsabilidad, les parece más adecuada", ha insistido.

Respecto a las posibles responsabilidades penales a las que se podría enfrentar Artur Mas, ha advertido de que eso está "en el ámbito de la calificación que corresponde al instructor y a la Sala que enjuiciará la querella que interpondrá la Fiscalía y hay que esperar al desarrollo de los acontecimientos y a la instrucción que desarrolle el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento