Aula de instituto
Un aula de Instituto de Educación Secundaria. EFE

El 28% de los docentes que acudieron el pasado curso al Defensor del Profesor del sindicato ANPE denunció haber sufrido acoso y amenazas por parte de padres de alumnos.

Así consta en la memoria anual presentada por este equipo de atención "inmediata y gratuita" a víctimas de conflictividad en las aulas, que opera en todas las comunidades autónomas y que durante el curso 2013-2014 recibió un total de 3.345 peticiones de ayuda, un 0,21% más que en el curso anterior.

Según datos del Ministerio de Educación, el total de profesores de Enseñanzas de Régimen General no universitarias de la enseñanza pública, concertada y privada alcanzó el curso pasado la cifra de 670.778.

El Defensor del Profesor es consciente, según relata en su informe, de que los datos recogidos "reflejan solo un pequeño porcentaje de la problemática" y de que los casos que le llegan "son los más extremos".

La memoria refleja que el 27% de los profesores atendidos aseguró que padecía faltas de respeto de los estudiantes y el 16% acoso y amenazas de los mismos, mientras que el 19% fueron denunciados por las familias.

Un 25% señaló que tenía problemas para impartir las clases por la indisciplina de los alumnos y el 10% se ha planteado abandonar la profesión a causa de la conflictividad escolar.

En rueda de prensa, el presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, ha afirmado que los "recortes" en educación sí han tenido una incidencia directa "negativa" en la calidad escolar y, a parte, han supuesto un "aumento de la conflictividad" en las aulas y un "retroceso" o "estancamiento" de la convivencia en comparación con los últimos años.