Los 'bicipolicías' acróbatas causan furor en Argentina
A pesar de la disparidad de opiniones, la mayoría de cordobeses disfruta con el espectáculo. (LAVOZ.COM.AR) LAVOZ.COM.AR

Ellos reconocen que parece más propio de un espectáculo de circo que de una patrulla policial, pero no les importa.

Son una nueva brigada de la Policía de Córdoba, cuyo atractivo radica en el uso de las bicicletas: no son solo unos policías de playa, además son una "escuadra de exhibición en bicicleta", como publicaba el diario argentino La Voz.

El objetivo es acercarse a la comunidad y reavivar el contacto con los niños

Su debut oficial será el próximo 25 de mayo, pero los ensayos ya están levantando expectación entre los que han podido disfrutar de este peculiar espectáculo; no todos están de acuerdo, pero la mayoría que se entretiene con el show es mayor al grupo de opositores que consideran que "la Policía debe cuidar a la gente y no andar jugando", como afirmaba Ariel Romero, uno de los asistentes.

Los bicipolicías firman autógrafos y acaparan miradas, son sin duda una de las brigadas más queridas del cuerpo, y una debilidad para los más pequeños.

No obstante, el objetivo de estos acróbatas defensores de la ley es el de acercarse a la comunidad y reavivar el contacto con los niños.

Hasta ahora habían participado en varios eventos de manera gratuita.

El espectáculo

La exhibición dura entre 30 y 45 minutos y tiene dos partes en la que usan dos tipos distintos de vehículo.

En la primera parte, la bicicleta empleada es la clásica conocida por todos, que los propios policías usan para patrullar.

La exhibición dura entre 30 y 45 minutos

Durante este tramo del espectáculo, los policías hacen ejercicios de calentamiento y sincronización.

Sin embargo, para la segunda parte, tienen que cambiar las bicicletas habituales para montar en unas de trial, que soportan el peso y los movimientos producidos por los policías durante la realización de las pirámides.

La patrulla lleva a cabo pruebas y coreografías al son de una música elegida por ellos mismos y donde priman los últimos éxitos en las listas de ventas.

No puede hacerlo cualquiera

Para ser un bicipolicía acróbata hace falta dedicación, pero también algo de devoción.

Dejamos la coreografía y cogemos el arma

De otro modo no dedicarían sus horas libres a la práctica de las acrobacias, tres horas al día dos veces por semana.

Quien quiera participar con esta brigada, debe formar parte de la sección y hacer gala de un muy buen estado físico.

Eso sí, con respecto a sus prioridades, no tienen duda alguna y si se les pregunta "¿qué ocurre si en medio de una exhibición ven que se produce un delito?" responden, casi al unísono, "dejamos la coreografía y cogemos el arma".