Podemos culmina el nacimiento de un partido que en 10 meses ha sacudido la política española

El líder de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto a los miembros de su equipo, Tania González (i), Carolina Bescansa (2ªi), Íñigo Errejón (d) y Juan Carlos Monedero (2ºd), durante el acto de clausura de la asamblea fundacional del partido en 2014.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto a los miembros de su equipo, Tania González (i), Carolina Bescansa (2ªi), Íñigo Errejón (d) y Juan Carlos Monedero (2ºd), durante el acto de clausura de la asamblea fundacional del partido en 2014.
Chema Moya / EFE

Casi diez meses después de que en enero Podemos se presentara en el barrio madrileño de Lavapiés ese proyecto que quería "mover ficha" para convertir la indignación en cambio, este sábado en el Teatro Nuevo Apolo, ubicado en la emblemática plaza de Tirso de Molina ha concluido su proceso fundacional y nace en toda regla un nuevo partido político.

Podemos no quiere ser un partido tradicional, tampoco un "experimento político", como manifestó este sábado Pablo Iglesias, quiere romper el bipartidismo (como ha mostrado la reciente encuesta del CIS) y dar la participación y el poder a los ciudadanos, aunque en el diseño de su estructura ha optado por la eficacia.

Eso supone que, como otros partidos, tiene para empezar un secretario generalPablo Iglesias, que ya era el líder de facto—, y una dirección muy similar también a las ejecutivas de otras formaciones políticas, en la que se ha buscado un equilibrio de género y territorial y que ahora se distribuirá el trabajo por áreas.

Del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, para el que este sábado han sido elegidos los 62 miembros del equipo de Pablo Iglesias, saldrá además el Consejo de Coordinación, un grupo de una docena de personas, que será el verdadero núcleo duro en la dirección de Podemos.

Debate interno por liderar Podemos

Asegura Pablo Iglesias que Podemos no es lo que es porque él hable muy bien en televisión, pero es innegable que sus giras por los platós le han dado a su formación tantos simpatizantes como las críticas que le han lanzado los partidos "viejos", y ahí ha estado su elección por la eficacia. Los grandes partidos (PP, PSOE, IU, UPyD) han puesto el foco en esta formación política, aunque desde diferentes perspectivas: unos criticándolo y otros observando de cara a posibles coaliciones en un futuro.

Salen a ganar —repiten— y para ello van a utilizar lo que tienen y lo que tienen es que en las últimas elecciones colocaron la cara de Iglesias en las papeletas y, para sorpresa de casi todos, lograron cinco eurodiputados.

Como dijo Iglesias en la asamblea de Vistalegre del pasado octubre, "tres secretarios generales no le ganan las elecciones a Rajoy ni a Pedro Sánchez". Ahí se acabó la competencia. El que podía haber sido el principal rival de Iglesias en esta batalla por la dirección, el eurodiputado Pablo Echenique, que quería un órgano más plural y con varios portavoces, tenía ya pocas posibilidades.

De hecho, si algo han dejado claro las votaciones on line que se han llevado a cabo en Podemos es que es abrumadora la mayoría de los simpatizantes que quieren que Iglesias y su equipo sean los capitanes del barco que les lleve al Gobierno.

Logros en el camino y retos

El camino no va a ser fácil. Tampoco lo ha sido el recorrido que han transitado hasta ahora, pero de momento ya están en el Parlamento Europeo y cuentan con la simpatía de la gente que dice en las encuestas que en las próximas elecciones generales Podemos puede ser una de las tres primeras fuerzas políticas del país.

Ahora, una vez fijada su estructura organizativa, su línea política, su código ético y su secretario general, Podemos tiene todavía por delante mucho trabajo como el de elaborar sus programas electorales o constituir sus agrupaciones a nivel autonómico y municipal, para poder comenzar así a preparar su presencia —del modo que sea— en las próximas citas electorales.

En este sentido, la dirección de Podemos no estará completa hasta que no finalice el proceso que da comienzo este domingo para estructurar Podemos a nivel municipal y autonómico. Así, a los 62 miembros del Consejo Ciudadano recién elegidos, habrá que sumar los 17 secretarios generales autonómicos que surjan del citado proceso —que se conocerán el 14 de febrero—, así como un representante elegido por los simpatizantes residentes en el extranjero.

"Cuando empezamos en enero fue difícil recibir críticas, fue difícil organizar una campaña electoral contando sólo con el apoyo de la gente, fue muy difícil llegar al parlamento europeo, pero lo más dificil viene ahora, cuando ganemos las elecciones empezarán las dificultades de verdad. Sabemos que va a ser difícil, pero no tenemos miedo", proclamó Iglesias, aclamado por los simpatizantes de este partido político que acaba de nacer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento