Cepesma atribuye a la planta de Alcoa en San Ciprián (Lugo) la contaminación de las costas asturianas

La Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma) ha atribuido la contaminación de las costas del área occidental asturiana a la actividad que desarrolla la planta de producción de alúmina de San Ciprián, en Lugo, propiedad de Alcoa.
Alga Laminaria
Alga Laminaria
MAGRAMA

La Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma) ha atribuido la contaminación de las costas del área occidental asturiana a la actividad que desarrolla la planta de producción de alúmina de San Ciprián, en Lugo, propiedad de Alcoa.

Según ha explicado el presidente de la Coordinadora, Luis Laria, en declaraciones a Europa Press, la compañía es responsable, concretamente, de la desaparición de algas laminarias en el occidente asturiano, debido al uso de unas balsas de decantación "obsoletas" que provocan que "todos los elementos contaminantes" se filtren al mar. Después son las corrientes marítimas las responsables de que los residuos lleguen a Asturias.

"A veces achacamos los problemas en los ecosistemas marinos al cambio climático que, aunque tiene la culpa de algunos de ellos, no de todos. Las empresas también afectan", ha explicado.

Así, ha señalado que la actividad empresarial está haciendo desaparecer a más del 90 por ciento de las algas laminarias de la costa occidental asturiana —desde el río Eo hasta Cudillero—, un problema que puede afectar a la conservación de los ecosistemas del mar Cantábrico.

"Con la desaparición de estas algas se merma la capacidad del ecosistema de mantener especies como los moluscos, invertebrados, peces pequeños, oricios o equinodermos", ha advertido Laria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento