Los peligros de ser una celebridad de Hollywood: actores heridos en los rodajes

  • Daniel Radcliffe se ha envenenado por beber agua con anticongelante en Canadá.
  • Los accidentes en los rodajes suelen tener que ver con escenas de riesgo.
  • Ben Affleck, Harrison Ford, Robert Downey Jr., Daniel Craig, Halle Berry o Stallone son algunos de los actores que se han herido durante su trabajo.
Ben Affleck, Harrison Ford, Halle Berry y Robert Downey Jr.
Ben Affleck, Harrison Ford, Halle Berry y Robert Downey Jr.
ARCHIVO

Habrá quien piense que la vida de los actores y actrices de Hollywood es sencilla. Tienen un trabajo divertido, viajan por todo el mundo, ganan mucho dinero y disfrutan de espectaculares fiestas rebosantes de lujo y glamour. Sin embargo, su trabajo no es siempre tan grato. Aunque son los extras y los especialistas los que suelen llevarse la peor parte —que se lo digan a los que participaron en Valkiria—, no son pocas las ocasiones en las que las propias celebridades ponen en riesgo su integridad física durante los rodajes.

El último en sufrir un incidente de este tipo ha sido Daniel Radcliffe. El actor que saltó a la fama por interpretar al joven mago Harry Potter ha caído gravemente enfermo tras ingerir agua con anticongelante durante un rodaje en Canadá. En concreto se trata de un componente químico que añaden en Canadá a las tuberías para que el agua no se congele por las bajas temperaturas que registra el país.

El propio Daniel lo explicaba así en el Daily Mail: "En Canadá hace mucho frío y como medida de precaución para que el agua no se congele en las tuberías por la noche, lo que hacen es añadirle anticongelante. Así que lo que sale de los grifos de las caravanas es agua no potable. Me imagino que llevará algo de anticongelante. El problema es que yo no lo sabía, y me puse tremendamente enfermo".

El caso de Radcliffe es extraño, ya que la mayoría de accidentes que ocurren durante los rodajes tienen que ver con escenas de acción en las que los actores tienen que realizar algún tipo de esfuerzo físico. Le pasó a Ben Affleck hace poco, que se lesionó el hombro tras una jornada muy dura en el rodaje de Batman v Superman: Dawn of Justice.

Su caso no es extraño. El trabajo de superhéroe, aunque sea en la ficción, es muy duro. Bien lo sabe Robert Downey Jr., que se hizo daño en el tobillo durante el rodaje de una escena arriesgada de Iron Man 3. Las damas no se libran. Halle Berry parece que está gafada. Mientras interpretaba a Catwoman se le cayó un foco en la cabeza, el citado Downey Jr. le fracturó sin querer un brazo durante el rodaje de Gothika y se hizo daño en un ojo con una granada de humo mientras trabajaba en Muere otro día, una de las aventuras de 007 protagonizadas por Pierce Brosnan.

De hecho, ni el duro James Bond se libra. El último en encarnarlo, el británico Daniel Craig,ha sufrido numerosos accidentes durante el rodaje de sus películas. En una pelea de Casino Royaleperdió dos dientes y en Quantum of Solacese rebanó la yema de un dedo, recibió puntos por un corte en la cara y se hizo daño en las costillas.

La parodia cinematográfica de Bond, Superagente 86 (basada en la serie homónima de los 60) heredó muchos clichés de las películas de las que hacía mofa, pero también copió los riesgos. Durante una pelea, Anne Hathaway debía dar una patada en el pecho a un oponente pero calculó mal y golpeó una barra de hierro. ¿El resultado? Una herida bastante fea en la espinilla.

Lesiones para todos

Está claro que los héroes de acción, sin "súper" delante, sufren a menudo el mismo destino que sus primos con capa y mallas (o armadura dorada). Sylvester Stallone, que aun siendo sexagenario insiste en hacer muchas de las escenas peligrosas, se fracturó el brazo en una violenta escena de Los Mercenarios; Viggo Mortensen se rompió un diente y dos dedos del pie mientras hacía de Aragorn en sendas escenas de El Señor de los Anillos: Las dos torres; e, irónicamente, Brad Pitt se desgarró el tendón de Aquiles cuando interpretaba al citado héroe griego en la película Troya.

James Caviezel, el actor que interpretó a Jesús en La Pasión de Cristo de Mel Gibson compartió calvario con su personaje. Sufrió hipotermia, se dislocó el hombro por cargar con la cruz y, aún más insólito, le cayó un rayo mientras rodaba la escena del sermón en el monte de olivos.

Menos claras están las circunstancias del reciente accidente del envejecido Harrison Ford durante el rodaje de la nueva entrega de Star Wars, donde volverá a encarnar al carismático Han Solo. Al parecer, el actor se rompió una pierna después de que la puerta del Halcón Milenario se le cayese encima.

Aunque ni Ford ni Radcliffe se encuentran entre las víctimas de accidentes más ridículos. Channing Tatum se abrasó los genitales en La legión del águila cuando pidió que le echaran agua caliente en el traje de neopreno antes de meterse a un río de aguas frías, Robert Pattinson sufrió una lesión muscular en el trasero durante el primer día de rodaje de Crepúsculo, a Ben Stiller le mordió un hurón en la barbilla mientras trabajaba en Y entonces llegó ella, y Hilary Swank, en Posdata: Te quiero, se fue con un corte en el ojo cuando Gerard Butler tuvo la ocurrencia de lanzarle a la actriz un liguero rojo tensando la goma de la prenda.

El récord de lesiones lo tiene y es probable que lo conserve durante muchos años, Jackie Chan. El actor chino es famoso por no recurrir jamás a dobles para las escenas de acción. Eso ha hecho que a lo largo de sus muchos años de carrera (más de cuarenta) haya sufrido infinidad de accidentes y lesiones, desde cortes y torceduras hasta una fractura de cráneo que casi le cuesta la vida al caerse de un árbol en La Armadura de Dios (1986).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento