Más de dos millones de catalanes (2.305.290 en Cataluña y 13.573 catalanes en el extranjero) acudieron este domingo a votar en una jornada electoral sin precentes en Cataluña. El esperado referéndum soberanista del 9-N (suspendido hasta en dos ocasiones por el Tribunal Constitucional) movilizó a cerca del 38% del censo previsto (5,4 millones de catalanes) y fue calificado como un "éxito total" por el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

El sí a la independencia ha recibido el 80,76% (1.861.753 personas) de los votos, mientras que la opción de Cataluña como Estado no independiente ha conseguido el 10,07% (232.182 personas). La opción del 'no' a Cataluña como Estado ha sumado el 4,54% de los votos (104.772 personas). Estos eran los datos con el recuento al 100%, según informa la web de la Generalitat participa2014.cat.

Quienes han marcado el sí en la primera pregunta, a favor de que Cataluña sea un Estado, pero han dejado en blanco la segunda, que plantea si ese Estado debe ser independiente, han sido 22.466, el 0,97% del total. Por otra parte, los votos en blanco llegan a los 12.986, el 0,56% del total, mientras que los nulos -que han quedado englobados en el apartado de "otros"- han sido 71.131, el 3,09%.

Los partidos proconsulta lograron movilizar a casi los mismos electores que en los últimos comicios europeos de mayo (donde cosecharon 2,1 millones de votos) y a muchos más que en las últimas autonómicas, donde solo les votaron 1,4 millones.

A pesar de las comparaciones, hay que destacar que los censos utilizados en ambos comicios no son comparables en aboluto. Los 5,4 millones que este domingo tenían derecho a voto incluye a los menores de 16 años y el proceso electoral continúa abierto 15 días para una suerte de "voto restringido". En total, se habilitaron 6.695 urnas a lo largo de 1.317 colegios por toda Cataluña. Un proceso que el Gobierno calificó de "estéril" y "carente de efectos jurídicos" , mientras Artur Mas aseguró estar "ante una lección de democracia con mayúsculas".

Ausencia de incidentes

Resultados aparte, la jornada electoral transcurrió sin incidentes destacables. El altercado más significativo tuvo lugar en un centro de votación de Girona cuando cinco encapuchados irrumpieron con el objetivo de destrozar las urnas. El altercado se saldó con la detención de los cinco jóvenes, de entre 21 y 34 años de edad, por parte de los Mossos.

La Fiscalía había encargado a los mossos la identificación de locales y participantes, lo que no se llevó a cabo Tampoco se produjeron problemas derivados de la actuación de los Mossos, a los que la Fiscalía había encargado la identificación de locales y participantes. Algo que la Policía catalana no llevó a cabo.

Una suerte similar corrieron las denuncias interpuestas este domingo por diferentes partidos –UPyD, PxC oFalange–y ciudadanos a título particular. En varios autos, los jueces de Cataluña encargados de tramitarlas desestimaron, de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, la medida cautelar que planteaban para retirar las urnas de los colegios y proceder a la clausura de éstos. De forma unánime, los magistrados entendieron "desproporcionadas" dichas medidas.

Entre unas cosas y otras, y ya concluida la jornada, un exultante presidente catalán compareció para valorar el 9-N y lanzar dos claros mensajes: "Los catalanes quieren gobernarse a sí mismos y decidir su futuro político". No será hasta este martes cuando Mas desvele sus próximos pasos, y en 15 días, su estrategia definitiva.

Y mientras en Cataluña se vivía un revulsivo, Mariano Rajoy no compareció y fue el ministro de Justicia, el recién llegado Rafael Catalá, el encargado de ofrecer las escuetas valoraciones del Ejecutivo a través de la lectura de un comunicado que no admitió preguntas. Sí amenazó a Mas con emprender posibles acciones judiciales a partir de este lunes. Aparte, fuentes del Gobierno cuestionaron a la Agencia Efe la "fiabilidad" del proceso.

Comparativa con las elecciones europeas y autonómicas

Las 2,2 millones personas que han votado este domingo en el proceso participativo del 9 de noviembre cumplieron las expectativas de los partidos proconsulta catalanes, que consideraban en días previos a la jornada electoral que dos millones de votantes sería una cifra extraordinaria de participación. Los partidos contrarios al proceso soberanista han instado a no participar y sus votantes no se han movilizado, previsiblemente. Los partidos proconsulta cuentan con un censo no oficial de 5,4 millones de personas para este 9-N.

En las últimas elecciones europeas se contabilizaron 2.532.629 votos (un 47,63% de participación). Entonces, el censo legal no incluía ni a menores de entre 16 y 18 años ni a ciudadanos extracomunitarios, como sí ocurrió este domingo.

En las pasadas elecciones europeas, los partidos partidarios a la consulta sumaron un 55,83%: un 23,67% ERC, un 21,86% CiU y un 10,3% ICV. Las formaciones contrarias recogieron un 30,36% (un 14,28% para PSC, un 9,8% para PP y un 6,28% para Ciutadans).

En los comicios autonómicos de 2012, se contabilizaron 3.657.450 votos (69,56%) y la abstención se situó en 1.600.510 (30,44%). Por partidos, el bloque proconsulta recogió el 57,73% de los votos (30,68% CiU, 13,68% ERC,9,89% ICV y 3,48% CUP) y los partidos contrarios un 35% (14,43% PSC,12,99% PP y 7,58% Ciutadans).

Consulta aquí más noticias de Barcelona.