Unas 300 personas que se manifestaban este sábado ante la vivienda del alcalde de Burgos, Javier Lacalle (PP), en contra de las obras de remodelación de la plaza de Toros de El Plantío, se ha enfrentado a los antidisturbios desplegados por el centro de la capital y, ha concluido con cinco detenidos y seis agentes heridos, uno de ellos por agredir a un policía.

Los otros cuatro fueron detenidos por la quema de contenedores de residuos en varios puntos de la ciudad, ha informado este domingo por la mañana en una rueda de prensa el subdelegado del Gobierno, José María Arribas.

Dos de los detenidos son menores de edad Los detenidos, que han pasado la noche en la Comisaría de Policía Nacional y pasarán a disposición judicial, son residentes en Burgos, con edades comprendidas entre los 16 y 37 años, entre ellos dos menores de edad.

Seis policías han resultado heridos cuando intentaban impedir el paso de los participantes en una manifestación no autorizada que pretendía llegar al domicilio del alcalde de la ciudad, Javier Lacalle (PP).

La Policía Nacional identificó a ocho promotores de las concentraciones, a quienes se tramitarán sanciones administrativas por no haber comunicado las movilizaciones, ya que se reunieron en asamblea en el centro de la ciudad y allí decidieron manifestarse hasta la vivienda del alcalde.

Arribas ha explicado que para determinar el alcance de las posibles sanciones, que pueden oscilar entre los 300 y 50.000 euros, se tendrá en cuenta "la gravedad de los hechos posteriores", los enfrentamientos con las fuerzas del orden y los daños en mobiliario urbano y las lunas rotas de varias oficinas bancarias, que aún no se han cuantificado.

La tercera noche de disturbios

Cuando el grupo de manifestantes ha llegado a la zona cercana al domicilio de Lacalle se han encontrado con efectivos de antidisturbios que les han bloqueado el paso y ha comenzado un enfrentamiento en el que los opositores a las obras de la plaza de Toros han lanzado diversos objetos como papeleras o tapas de alcantarilla, mientras que los agentes policiales han cargado y golpeado a personas con sus porras.

Los momentos de mayor tensión se han vivido cuando algunos de los efectivos antidisturbios han intentado desalojar la zona. Fue entonces cuando se ha detenido al menos a una persona, que era uno de los portadores de la pancarta que iniciaba la marcha.

Cerca de 10 furgones de antidisturbios han rodeado el bloque de la vivienda del primer edil, mientras que las fuerzas del orden también han cortado a la circulación el bulevar del Ferrocarril.

Un grupo de manifestantes decidió desplazarse hasta la Comisaría de la Policía Nacional para protestar por la detención de sus compañeros. Uno de los portavoces de la Asamblea ha criticado la "brutalidad policial" y ha aseverado que uno de los jóvenes arrestados había recibido "amenazas" por parte de los agentes en los últimos días.

Cabe recordar que las dos últimas noches se habían producido también altercados después de sendas manifestaciones, pero en esas ocasiones tuvieron lugar en la calle Vitoria, cuyas obras para la creación del bulevar, causaron unas conflictivas movilizaciones en el barrio de Gamonal el pasado mes de enero.

Consulta aquí más noticias de Burgos.