Greenpeace denuncia que España incumple el Convenio sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) al no informar la Secretaría del mismo que mantiene la producción del insecticida dicofol, según la organización ecologista en un comunicado.

La empresa causante de los contaminantes es Montecinca, en Huesca

El citado convenio, suscrito en Estocolmo (Suecia), exige la notificación de la producción de esta clase de sustancias, algo que España no cumple, como denuncia Greenpeace con motivo de la reunión, próximamente, de la Conferencia de las Partes que firmaron esta resolución.

La fabricación del difocol onlleva la liberación al medio ambiente del peligroso DDT, que forma parte de la lista de sustancias prioritarias a eliminar por este Convenio, denominada la "Docena sucia".

El dicofol es un insecticida que sólo se fabrica en cuatro países del mundo, y en uno sólo de la UE, España. La empresa que lo fabrica se llama Montecinca y se encuentra situada en la localidad de Monzón (Huesca).

El dicofol, según explica la organización ecologista en el comunicado, es un insecticida que únicamente se fabrica en cuatro países del mundo, entre ellos España. Los otros tres son China, India y Brasil.

Greenpeace precisa que la empresa causante de la emisión al medio ambiente del dicofol en España es Montecinca, situada en la localidad oscense de Monzón.

La responsable de Tóxicos de Greenpeace, Sara del Río, pide al Gobierno "una acción" que "realmente" muestre su "preocupación" por el impacto de contaminantes como el dicofol, con alto contenido de DDT, un compuesto muy tóxico, especialmente en los organismos acuáticos, las aves y los mamíferos.