Dos de cada mil mayores conquenses ha sufrido algún tipo de estafa este año

El índice de criminalidad que sufren los mayores conquenses está por debajo de la media, sin embargo, ellos son las principales víctimas de estafas protagonizadas por falsos revisores de servicios de luz, agua, gas o telefonía, hurtos al descuido y, sobre todo, timos, según ha explicado el subdelegado del Gobierno en la provincia, Ángel Mariscal, que ha señalado que dos de cada MIL mayores de 65 años ha sufrido este año este tipo de fraudes.

El índice de criminalidad que sufren los mayores conquenses está por debajo de la media, sin embargo, ellos son las principales víctimas de estafas protagonizadas por falsos revisores de servicios de luz, agua, gas o telefonía, hurtos al descuido y, sobre todo, timos, según ha explicado el subdelegado del Gobierno en la provincia, Ángel Mariscal, que ha señalado que dos de cada MIL mayores de 65 años ha sufrido este año este tipo de fraudes.

En rueda de prensa previa a la reunión mantenida con una veintena de responsables de seguridad de entidades financieras de la provincia, Mariscal ha asegurado que este tipo de estafas "se está dando sobre todo en la capital y Tarancón, principalmente a través del timo del tocomocho", del que son víctimas, principalmente, personas de entre setenta y ochenta años, siendo siete de cada diez afectadas mujeres.

Unas acciones que, ha explicado, son perpetradas en horario de oficina y, a través de las cuales, ha añadido, los estafadores "suelen llevarse la mayor parte de los ahorros de estas personas, que, en muchos casos, pierden los ahorros de toda su vida".

La reunión, enmarcada en el Plan Mayor Seguridad de la Secretaría de Estado de Seguridad y en la que también han participado el comisario jefe de la Comisaría Provincial de Policía Nacional de Cuenca, Manuel Laguna, el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Cuenca, el teniente coronel Fernando Montes, es, ha defendido Mariscal, "una respuesta policial con el fin de tratar esta problemática delictiva y evitar que se consuma el delito, además de, si es posible, detener a los delincuentes".

Así, en el curso del encuentro se ha informado sobre cómo detectar comportamientos en los mayores que puedan indicar que están siendo víctimas de un timo, ofreciendo pautas para ello e incidiendo, ha afirmado Mariscal, "en la necesidad de que los empleados de las entidades bancarias se conciencien sobre esta problemática".

En cuanto al perfil del estafador, el subdelegado del Gobierno en Cuenca ha advertido de que va "desde jóvenes bien vestidos y buenos actores, a personas de entre 30 y 50 años que incluso van acompañados de niños".

Según ha detallado, por su parte, Manuel Laguna, se trata de bandas itinerantes que se desplazan por toda España señalando que, "aunque no hay días de especial incidencia en los que actúen, quizá podría tratarse de los viernes" y remarcando que, "donde más se repite este tipo de timos, sobre todo el de la estampita, es en el ámbito rural".

El jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cuenca, Fernando Montes, ha corroborado este extremo, recalcando que, además, se producen "hurtos al descuido que a veces acaban en robo con intimidación, sobre todo de joyas", a los que se unen, "con relativa frecuencia, los falsos revisores que abordan, a veces con planificación previa, a una persona mayor" con la excusa de realizar una presunta revisión de algún tipo de suministro en su vivienda y a la que "le exigen una cantidad en efectivo o incluso cometen un hurto al descuido".

Ante cualquier sospecha, han recomendado llamar al 091 o el 062, aconsejando a los mayores que vayan acompañados cuando necesiten acudir a una entidad financiera para realizar cualquier operación de disposición en efectivo.

En Cuenca hay 38.250 personas mayores de 65 años, la cuarta parte de ellas, empadronadas en la capital.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento