El Reina Sofía cuenta con una nueva sala para cura de niños quemados que permite agilizar el alta a pacientes

El nuevo espacio incluye camilla hidráulica, monitor para sedación, ducha adaptada y material de cura para cubrir las necesidades asistenciales
La doctora Paredes y una enfermera realizan curas a un bebé con quemaduras
La doctora Paredes y una enfermera realizan curas a un bebé con quemaduras
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba cuenta con una nueva sala de curas para pacientes quemados que se ubica en la segunda planta del Hospital Materno Infantil y que, desde su entrada en funcionamiento hace un par de meses, permite agilizar el alta de los pacientes, ya que al disponer de este espacio los menores pueden acudir al centro para someterse a las curas sin necesidad de permanecer hospitalizados.

Según ha informado la Junta de Andalucía, la nueva sala, incluida en la cartera de servicios de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Pediátrica, está dotada de una cama hidráulica para curas, así como una silla de lavado y ducha que se adapta a las necesidades del niño o bebé. Además, dispone de un monitor para sedación en aquellos casos en los que sea necesario, así como con todo el material de cura preciso para los pacientes.

La atención a los pacientes se fundamenta en la limpieza de las quemaduras y la colocación de apósitos especiales en función de la profundidad de las mismas. Estas curas se van realizando periódicamente con un intervalo de tiempo que depende del apósito empleado.

Cuando las heridas son profundas, los especialistas realizan injertos en la zona dañada con piel del propio paciente y únicamente en situciones de extrema gravedad se precisa la utilización de una dermis artificial previa al injerto.

La responsable de la unidad, la cirujana pediátrica Rosa María Paredes, ha señalado que, "aunque ya se atienden a los primeros pacientes en la nueva sala, estará a pleno rendimiento a partir de próximo año y para entonces ya se podrá realizar todo tipo de curas (a excepción de las escarectomías profundas), con uso de sedación cuando el paciente lo precise".

En este sentido, Paredes ha apuntado que otra de las mejoras que va permitir este espacio es "liberar los quirófanos de las curas con sedación, ya que hasta ahora se hacen siempre en el bloque quirúrgico del Materno Infantil y a partir de 2015 estas intervenciones se podrán llevar a cabo en la nueva sala". En la atención de pacientes pediátricos con quemaduras intervienen fundamentalmente cirujanos infantiles, personal de enfermería y anestesista infantil (cuando es necesario).

La doctora Paredes ha aclarado que, cuando llega un niño con quemaduras al hospital, si la extensión es grande o si son profundas, la primera intervención se realiza con sedación y, a continuación, según los protocolos, el pequeño ingresará en planta de hospitalización o en UCI Pediátrica, en función de la etiología de las quemaduras, la extensión corporal afectada y la edad.

Las quemaduras más frecuentes, según ha señalado la doctora, se producen con líquidos calientes en el hogar (agua o sopa) o por inmersión en agua muy caliente y contacto directo con fuentes de calor (chimeneas, braseros, vitrocerámica y otros). En cuanto a las zonas que se ven más afectadas, figuran el tórax, manos y las extremidades inferiores. Al recibir el alta, los padres de los niños reciben formación para el manejo en casa y evitar posibles complicaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento